La detección de un nuevo virus en China pone en alerta los científicos. En esta oportunidad, el nombre que se le dio a este microorganismo es Langya o LayV y ya ha infectado a 35 personas en las provincias de Shandong y Henan. Los síntomas van desde tos hasta fatiga y fiebre. Técnicamente pertenece a la familia de los henipavirus, por su origen animal y su capacidad de enfermar también a humanos. Por eso desde la comunidad médica están buscando más respuestas de su comportamiento.

El hallazgo salió a relucir recientemente en la revista científica New England Journal of Medicine, la cual remarcó que dicha familia de virus es conocida por causar enfermedades fatales. Sin embargo, aún hay muchas dudas al respecto del Langya. Por ejemplo, no está claro si se transmite entre humanos, ya que los infectados no tuvieron contacto cercano, ni cuál sería el origen animal. Por ahora se sospecha de la musaraña (animal parecido a un roedor) luego de un estudio hecho a 25 especies de animales.

Que un nuevo virus aparezca en China resuena entre la comunidad científica y entre los ciudadanos del mundo. Estos aún se recuperan del que surgió a finales de 2019, rodeado del hermetismo del régimen comunista y una Organización Mundial de la Salud (OMS) que no hizo presión para investigar sus orígenes. El resultado fue la pérdida de libertades por la imposición de confinamientos radicales en todo el mundo y la aplicación de dosis que limitaron a los individuos del uso y esparcimiento en lugares públicos. De eso pasaron tres años con consecuencias aún visibles a nivel económico y social.

Nuevos virus llegarán con el tiempo

La OMS aún no ha emitido pronunciamientos al respecto. Este patrón de comportamiento también hace recordar la respuesta tardía que tuvo este organismo al inicio de la pandemia y que limitó la capacidad de acción, dicho por una comisión designada especialmente para medir su desempeño.

Mientras llega algún tipo de comunicado, el estudio de la revista de salud también mencionó que el rastreo de contactos de nueve pacientes con 15 familiares «no reveló transmisión de LayV por contacto cercano». Sin embargo, advierten que el tamaño de la muestra fue demasiado pequeño para tener un argumento definitivo.

En China dicen que «no hay necesidad de entrar en pánico», porque los casos de LayV encontrados hasta ahora no han sido mortales ni muy graves. Así lo declaró Wang Linfa, de la Facultad de Medicina Duke-NUS de Singapur, al diario estatal Global Times. No obstante, otro de los expertos consultados dijo que a futuro el mundo podría ver más enfermedades en humanos de origen zoonótico.

Por su parte, el Centro para el Control de Enfermedades de Taiwán aseguró estar prestando «mucha atención» de lo que sucede con el nuevo virus en China. Como si no fuera suficiente la tensión entre ambos países, empeorada estos últimos días tras la visita de una comisión estadounidense al país insular, encabezada por la presidente de la Cámara de Representantes de EE. UU., Nancy Pelosi.

Los síntomas

De los 35 infectados, los estudios identificaron que 26 de ellos presentaron síntomas claros: fiebre en todos los pacientes; fatiga, tos y pérdida de apetito en la mitad de ellos. Ese grupo también padeció dolor muscular (46 %), náuseas (38 %), vómitos y dolor de cabeza (35 %). Además, el grupo completo había tenido exposición reciente a animales en el este de China.

 

A pesar de que no hay conclusiones sobre transmisión en humanos, algo que sí está establecido por la OMS es que el género de los henipavirus está clasificado dentro del nivel cuatro de bioseguridad, con una letalidad que va del 40 % al 70 %.

Por ahora, solo queda que la comunidad científica preste atención a una evolución del nuevo virus en China, de modo que se pueda evitar un episodio similar al del 2020, que ponga en peligro a la población mundial.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480