Carlos, el hermano materno de Franyelis Véliz Rodríguez estaba comiendo jojotos durante la madrugada del pasado lunes 24 de octubre en casa de su tía abuela, Marbelys Janet González, cuando su hermana de cinco años de edad, fue asesinada.

Para ese momento la mayoría de los vecinos del callejón La Gracia de Dios del sector Tronconero, municipio Guacara, estaban reunidos en la residencia de un vecino llamado Alexander López.

El adolescente de 14 años declaró que escuchó el llanto de su hermana, por lo que abrió la puerta y la vio corriendo desde el callejón hacia la fiesta donde también se encontraba su madre.

«Salí y vi a la niña rara. Llorando. Me fui para mi casa para ver qué estaba pasando y cuando entré en la sala vi a Raúl sentado en el mueble con los ojos rojos. Entonces le dije a ‘La Purri’ que se viniera a dormir conmigo en casa de mi tía Marbelys, pero ella decía que quería irse con mi mamá, así que la dejé con ella donde Ale», explicó el hermano.

La niña, recostada sobre su madre Yésika Rodríguez González, se despidió de él: «Chao, hermanito».

Para ese momento la niña vestía una franela azul y un short blanco, su hermano le insistió que se acostara en casa de su tía, pero ella no quiso.

“Llamé a mi mamá. La niña la abrazó y después empezó a reírse. Me dijo: ‘chao, hermanito’ y me dio un beso en la frente y me fui a dormir… A las tres de la mañana escuchamos unos gritos y que nos tocaron la puerta. Era mi mamá. Me estaba llamando porque se había perdido la niña y la cama de ella estaba llena de sangre», detalló.

La madre llevó a su hija cargada hasta su casa, al final del callejón, no sé alarmó por la presencia de su hijastro, llevó a la menor hasta la habitación, la dejó en el lugar y regresó a la fiesta.

Poco después, la mujer fue a su casa para acostarse con su hija, pero no la encontró.

«Cuando mi mamá vino a ver, no estaban ni Raúl ni la carajita, y la cama estaba llena de sangre», detalló el hermano de la pequeña.

Los vecinos comenzaron a ayudar en la búsqueda la pequeña, pero no tenían éxito.

“Se metieron por el monte, por el aguacatal, por todas partes y no la conseguían… Me acusaban de haber matado a ‘La Purri’. Y yo no sabía cómo pensaron que le haría eso a mi hermanita si era la más querida”, señaló.

El martes 25 de octubre los detenidos fueron liberados, menos la madre de la niña y el padre del agresor.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480