Primero vinieron a por el petróleo, ahora vienen a por las vacas. Los ambientalistas no tienen vergüenza ni sentido común y los agricultores de todo el mundo están, olvídense de las horcas, «incendiando pacas de heno y vertiendo estiércol en las autopistas», informan April RoachTracy WithersJen Skerritt y Agnieszka de Sousa para Bloomberg.

No importa que los precios de los alimentos se hayan disparado en todo el mundo. Por ejemplo, los precios de los comestibles han subido un 13 % en  EEUU este año. El gobierno holandés ha declarado que comprará hasta tres mil de los mayores emisores (agricultores) en una oferta única voluntaria. Mientras el tiempo se vuelve frío y escasea el suministro de gas, la banda verde de Holanda reserva 24.300 millones de euros (25.600 millones de dólares) para financiar la transición. «Los que se nieguen se verán obligados a cerrar», informa Bloomberg.

«¿Biodiversidad devastada?» Estamos hablando de comida. Algo que los humanos necesitan. La madre naturaleza ya trata bastante mal a los granjeros, con sequías, inundaciones, incendios y plagas. Ahora, la pesada mano del gobierno cree que debe deshacerse de las vacas porque, bueno, se tiran pedos y orinan.

«De la granja al tenedor, el sistema alimentario genera cerca del 31 % de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero», explica el cuarteto de Bloomberg. «Las vacas y las ovejas emiten metano que calienta el planeta simplemente al digerir los alimentos; su estiércol y su orina son una fuente de óxido de nitrógeno que, en grandes volúmenes, desequilibra los ecosistemas».

Que millones de personas pasen hambre me parece más «fuera de lugar». «Si no se toman medidas rápidamente, los investigadores estiman que las emisiones relacionadas con los alimentos por sí solas empujarían a la Tierra más allá de 1,5C de calentamiento que los líderes mundiales establecieron como objetivo en el Acuerdo de París de 2015.» Oh, no.

En Nueva Zelanda, donde las exportaciones agrícolas suponen la mitad de las exportaciones del país, el gobierno aprobó una ley con la esperanza de que las emisiones agrícolas netas se reduzcan un 24 % para 2050, y los agricultores se verán obligados a recortarlas un 10 % en sólo tres años, cuando entre en vigor la tasa de emisiones.

«El llamado ‘impuesto pedo’ se reinvertirá en la industria a través de incentivos, investigación y tecnología para que Nueva Zelanda pueda reposicionarse como líder en alimentos producidos éticamente y de mayor valor, un mercado que está creciendo a medida que los consumidores se vuelven más conscientes del clima y la salud», informa Bloomberg.

Bryce McKenzie ha reducido su rebaño en 50 cabezas, pero no es suficiente. «No queremos un país plantado de pinos y luego no poder cultivar alimentos», dice McKenzie. «Queremos seguridad alimentaria para el futuro».

En Irlanda, las granjas producen aproximadamente un tercio de los gases de efecto invernadero, y se espera que los agricultores reduzcan las emisiones en una cuarta parte, frente a los objetivos de tres cuartas partes para la electricidad y la mitad para el transporte. En Canadá, los agricultores prevén una pérdida de 8.000 millones de dólares en producción no percibida esta década para cumplir los mandatos gubernamentales. «Se nos pide que hagamos algo que beneficia a toda la sociedad, pero somos nosotros los que pagamos la factura», afirma Chuck Fossay, que cultiva con sus hermanos 3.600 acres en las afueras de Winnipeg, propiedad de la familia desde principios del siglo XX. «Tenemos que hacer lo que podamos, pero tiene que ser factible, y tiene que ser justo».

En los Países Bajos, el problema de la orina de vaca ha llevado a los políticos a exigir a los agricultores que reduzcan las emisiones hasta en un 70 %. Y cuanto más cerca esté una granja de una de las 160 zonas naturales protegidas del país, más estrictos serán los límites.

Para cumplir los mandatos del gobierno, «el número de cabezas de ganado debe reducirse en un tercio en total. Si el gobierno se sale con la suya, los mayores contaminadores estarán cerrados el año que viene por estas fechas».

Los ecologistas holandeses afirman que la orina de vaca acabará con todos los árboles, mientras que los agricultores afirman que se trata de una apropiación de tierras injustificada por parte del gobierno. Caroline van der Plas, líder del populista Movimiento Ciudadano-Granjero, afirma que los granjeros son «gente corriente, pero se sienten tratados como criminales. Todo lo que hacen los agricultores es malo: rociar veneno, contaminar el ambiente, maltratar a los animales».

Desgraciadamente, los consumidores de a pie culparán a los supermercados mientras los precios de los alimentos siguen subiendo y los ambientalistas se dan palmaditas en la espalda y son aclamados como héroes en los principales medios de comunicación.

Este artículo fue publicado inicialmente en Mises Institute


Douglas French  es presidente emérito del Instituto Mises, autor de Early Speculative Bubbles & Increments in the Money Supply , y autor de  Walk Away: The Rise and Fall of the Home-Ownership Myth . 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480