Mucha gente culpa al capitalismo de un consumo cada vez mayor, del individualismo y de la búsqueda codiciosa de beneficios. No es muy frecuente ver el capitalismo definido de otra manera. En este artículo, sugiero una definición de economía austriaca del capitalismo que explica el capitalismo económicamente y sin tonos moralistas.

Las acciones humanas determinan los precios y los tipos de interés

La base de la teoría de los precios de la economía austriaca es la acción humana. Las personas deben tomar decisiones sobre cómo gastar su escaso tiempo y recursos. Pretenden mejorar su situación clasificando sus preferencias subjetivas y realizando el mayor número de ellas, una por una.

Esto explica que el precio del agua sea mucho más bajo que el de los diamantes. El suministro de agua es más que suficiente para satisfacer casi todas nuestras necesidades. Es la última unidad añadida de agua la que determina su precio, que es muchas veces menor que si el suministro de agua satisficiera únicamente el uso más importante.

Los tipos de interés son también una categoría de la acción humana y son una indicación de nuestra preferencia temporal. Esta preferencia temporal se aplica tanto al dinero como a los bienes y servicios. Una sociedad joven estará más inclinada a ahorrar e invertir que una sociedad de mayor edad. Su menor preferencia temporal se traduce en un menor tipo de interés, ya que se ofrece más dinero para invertir. Las inversiones adicionales permiten ampliar la estructura de producción.

Al ampliar una estructura de producción, una sociedad puede consumir más en el futuro. Consumir más puede significar muchas cosas. Si el poder adquisitivo de la gente sigue siendo el mismo, pero la gente sólo tiene que trabajar tres días a la semana en lugar de cinco, la gente puede seguir sintiéndose mejor. O bien, invirtiendo podemos producir bienes similares, pero con menos contaminación.

La interacción entre los tipos de interés y los precios, tal y como se produce en un mercado libre, va configurando la estructura de producción de manera que satisfaga las necesidades de la sociedad. La interacción de oferta y demanda podría denominarse capitalismo. Sin embargo, para una definición adecuada, se necesita algo más.

¿Qué sistema monetario funciona mejor?

La función de señalización de los precios y los tipos de interés está distorsionada por las políticas de los bancos centrales. Las políticas monetarias prescriben que los precios de los bienes de consumo deben subir, según el Banco Central Europeo, «por término medio» un 2% al año. Los bancos centrales consideran inaceptable que un mercado libre cree precios que bajan o no suben lo suficiente.

Los bancos centrales crean dinero de la nada, con el objetivo de estimular la demanda. Más dinero significa más competencia por la misma cantidad de bienes, con las consiguientes presiones al alza de los precios. Los bancos y los bancos centrales emiten conjuntamente más crédito del que sería posible sólo con el ahorro. La oferta adicional de dinero hace bajar los tipos de interés. El equilibrio que prevalecía en el mercado del tiempo se altera artificialmente.

Inicialmente, el crecimiento del dinero «será bueno para la economía». Hay más dinero disponible para invertir a un tipo de interés más bajo. Es como si el mercado hubiera dado una señal de que la gente de la sociedad quiere consumir más en el futuro. Sin embargo, los consumidores no han dado ninguna señal de cambio en las preferencias de consumo.

Llegará un momento en que el tipo de interés artificialmente bajo tienda a subir y los precios se ajusten reflejando las preferencias reales de la gente. Los productores se enfrentarán a un aumento de los costes de producción y de refinanciación. Tras el auge se producirá naturalmente una caída.

El mejor sistema monetario es el que mejor refleja las preferencias de las personas en la sociedad. Este será el caso si no hay crecimiento de la oferta monetaria. La escuela austriaca describe esto como un sistema monetario sólido. Una definición adecuada del capitalismo sería entonces la interacción de oferta y demanda, sin ningún crecimiento de la oferta monetaria.

Individualismo, beneficios y externalidades

Nuestro actual sistema monetario puede financiar cualquier déficit imprimiendo dinero de la nada. Sin embargo, si no hay crecimiento de la oferta monetaria, esto no es posible. Si un país experimenta un déficit fiscal creciente, será más difícil obtener préstamos de los inversores. En última instancia, no hay más remedio que reducir los gastos y/o aumentar los ingresos, asumiendo los límites del aumento de los impuestos.

Sin subvenciones monetarias, no hay otra forma de ganar dinero que centrándose en las exigencias y preferencias de las personas que viven en su sociedad. Sólo se ganará dinero satisfaciendo las necesidades de otras personas de la sociedad, lo que es lo contrario de ser individualista.

El dinero se invierte en la estructura de producción, que es donde se pueden obtener beneficios. Se trata de proyectos o empresas que suministran los productos y servicios más demandados y donde los precios serán más altos. Los productores pueden obtener beneficios si prestan un servicio adecuado a los consumidores.

Si no hay incentivos, los productores no asumirían ningún riesgo y los consumidores no podrían beneficiarse de los productos y servicios. Las transacciones voluntarias sólo tienen lugar si ambas partes pueden mejorar su situación. Los beneficios no son algo malo y sólo pueden realizarse si las personas de la sociedad se benefician.

El dinero creado de la nada provoca externalidades, que son efectos secundarios del intercambio económico. Las empresas responsables de la emisión de gases de efecto invernadero, por ejemplo, obtienen los beneficios de sus operaciones económicas, pero las personas de la sociedad se enfrentan a las consecuencias. Con una oferta monetaria creciente y unos tipos de interés más bajos, se desarrollan actividades que no se basan plenamente en las preferencias de las personas, sino que están influidas por las políticas de crecimiento de los bancos centrales.

En una sociedad en la que no crece la oferta de dinero, los precios son un fiel reflejo de las preferencias subjetivas de las personas en la sociedad. Si hay escasez de agua, la oferta de agua ya no es suficiente para satisfacer todas nuestras necesidades y el precio del agua subirá. Si una sociedad acepta la contaminación y si la gente no está dispuesta a comprar productos menos contaminantes pero más caros, la contaminación estará ahí. La contaminación no es entonces un factor externo, sino que se acepta internamente.

Conclusión

Si no hay crecimiento de la oferta monetaria, los precios y los tipos de interés reflejarán mejor las preferencias de una sociedad. La definición de economía austriaca del capitalismo es la interacción de oferta y demanda, sin ningún crecimiento de la oferta monetaria. En esta forma de capitalismo, el individualismo nunca será rentable. Los beneficios sólo pueden obtenerse si las personas de la sociedad también se benefician.

Sin embargo, actualmente no existe un capitalismo monetario sólido. Los precios y los tipos de interés se ven afectados por las políticas de los bancos centrales para hacer crecer la oferta monetaria, con el objetivo de estimular la demanda de consumo. Antes de culpar al capitalismo, hay que explicar cómo se define el capitalismo.

 

Articulo escrito por Heiko de Boer para Instituto Misses

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480