Desde que me retiré de la Universidad Estatal de Frostburg, en Maryland, he reflexionado no sólo sobre mis más de tres décadas de enseñanza de la economía universitaria en numerosos lugares, sino también sobre la mejor manera de enseñar economía. Esto es importante, ya que millones de estudiantes en la universidad y en la escuela secundaria estudian economía y, sin embargo, con demasiada frecuencia se les presenta una imagen falsa o engañosa de lo que realmente es la economía.

El llamado regreso de la economía keynesiana durante la crisis de 2008 y sus consecuencias, junto con el ascenso de economistas progresistas como Paul Krugman y Thomas Piketty, ha causado un daño incalculable. Se le dice a la gente que el poder bruto del Estado es la clave del éxito de la economía, y los políticos ponen ansiosamente en práctica esas teorías.

Además, la economía académica está siendo aún más corrompida por la política de la izquierda dura, cuya invasión de la academia explotó tras la muerte de George Floyd hace dos años. Ya no importa lo que uno haga en el aula siempre que su política esté en consonancia con los funcionarios políticos de la administración universitaria con el título oficial de Director de Diversidad e Inclusión. Cualquier desviación de la narrativa estándar no se tolera. La educación superior se ha convertido en un campo de minas totalitario.

Entonces, ¿Cómo se enseña economía en este nuevo mundo en el que las narrativas políticas se atesoran por encima de la verdad? ¿Es siquiera posible?

La respuesta corta es sí, pero no sé cuánto tiempo pasará antes de que eso deje de ser así. En primer lugar, debemos recordar que los futuros profesores de economía realizarán sus estudios de doctorado en instituciones que afirman abiertamente que los mercados libres son racistas y cosas peores, y a los estudiantes que crean lo contrario se les denegará la admisión en la escuela de posgrado o se les expulsará de sus programas en caso de que se expongan sus puntos de vista sobre el libre mercado.

Mientras sigan existiendo los programas orientados al mercado, estarán bajo el fuego de los miembros del profesorado y los administradores de izquierdas, y los que hemos estado involucrados en la educación superior durante muchos años sabemos que los académicos de izquierda no luchan limpiamente ni son intermediarios honestos. Por ejemplo, el departamento de economía de la Universidad George Mason ha producido dos ganadores del Nobel, y sin embargo el departamento está constantemente bajo el fuego de los profesores de izquierda que no querrían otra cosa que ver todo el programa cerrado. Los logros académicos, incluso en los niveles más altos, ya no importan en la educación superior.

Además, en mis dos décadas en la Universidad Estatal de Frostburg, fui testigo del cambio moral en la forma en que la comunidad académica no económica considera la economía. Aunque el teólogo Carl Trueman, del Grove City College, explicaba por qué la academia actual rechaza el cristianismo evangélico, su análisis también apunta a lo que está ocurriendo con la economía y la forma en que se enseña:

Nuestro mundo posmoderno considera que todas las afirmaciones de la verdad son ofertas de poder, todas las categorías estables son manipuladoras, y la tarea de la academia es catequizar a los estudiantes en esta ortodoxia. Por definición, este mundo rechaza cualquier idea de que los cánones, los supuestos y los métodos académicos puedan separarse de las convicciones y los resultados morales.

Una búsqueda en las redes sociales, en las últimas declaraciones de los políticos progresistas y en una muestra de las columnas de Krugman puede encontrar todo lo anterior centrado en el pensamiento económico, y especialmente en una economía construida a partir de lo que Ludwig von Mises llamó wertfreiheit, o análisis libre-de-valores. Una de las duras lecciones que tuve que aprender en mis más de treinta años de estancia en las facultades universitarias fue que todos los profesores de inglés, historia y filosofía sabían infinitamente más sobre economía de lo que yo jamás podría (ven a los economistas como cómplices de las empresas), y también ven cada transacción, cada precio y cada aspecto de la producción como opciones estrictamente morales.

No funciona razonar con gente así sobre los detalles de un sistema de precios, ya que todo el mundo sabe que los precios son números arbitrarios creados por capitalistas con ánimo de lucro que buscan robar injustamente a la comunidad. (La única vez que he visto a los progresistas insistir en que los mercados funcionan únicamente con entidades independientes de la oferta y la demanda es su insistencia en que las acciones de Joe Biden no han tenido absolutamente ningún efecto sobre los precios de la gasolina).

Desgraciadamente, la tendencia a convertir la economía en un teatro moral está infectando también los departamentos de economía, ya que la naturaleza semiconservadora de muchos departamentos se está cambiando por el dominio de la izquierda. Además, se puede contar con que esta tendencia continúe, ya que los izquierdistas sólo contratan a izquierdistas y, a medida que este proceso continúe, los programas de posgrado en economía reflejarán los puntos de vista de la izquierda dura.

Esta tendencia se acelerará con el tiempo, y los jóvenes que, como yo, han llegado a apreciar profundamente el modo de pensar económico podrían encontrar oportunidades limitadas para incorporarse al profesorado de economía. Por el momento, hay programas y departamentos (que se encuentran normalmente en las instituciones menos elitistas) que dan cabida a la enseñanza orientada al libre mercado, pero al menos algunos de ellos se transformarán en patios de recreo de la izquierda o desaparecerán por completo.

Este análisis me devuelve a la cuestión original de cómo debemos presentar la economía. Dado que muchas puertas académicas se están cerrando al pensamiento del libre mercado, la importancia de entidades como el Instituto Mises va a aumentar. (No, esta no es una carta para recaudar fondos, pero puedes hacer una donación al instituto si quieres).

Las razones son muchas. En primer lugar, y lo más importante, el Instituto Mises cuenta con una serie de excelentes académicos que forman parte de las facultades de educación superior o están retirados de la enseñanza universitaria. En segundo lugar, cuenta con una amplia y accesible biblioteca de estudios. En tercer lugar, ofrece un máster en economía austriaca que es académicamente riguroso y proporciona una excelente base para acercarse al pensamiento económico.

Esto no es sólo un discurso para mi empleador. Las cosas están cambiando rápidamente en la enseñanza superior, que ha sido una de las formas más importantes de presentar el pensamiento económico, pero no es la única. Muchos de nosotros hemos conocido la escuela austriaca por medios distintos a la educación formal. Por ejemplo, aunque tengo un doctorado en economía, mi único contacto formal con la economía austriaca fue en una clase de Historia del Pensamiento Económico. Todo lo demás lo he aprendido a través del Instituto Mises o de la Fundación para la Educación Económica. (William H. Peterson me dio a conocer a Ludwig von Mises y a otros a través de artículos de The Freeman).

Hay algunos programas de educación superior que enseñan la escuela austriaca, incluso en el Grove City College, pero no muchos, y las oportunidades de enseñar de esta manera serán cada vez más limitadas. Sin embargo, a menudo se aprende mejor buscando el conocimiento de forma independiente, y hay muchos recursos privados disponibles para aquellos que deseen aprender economía, y para aquellos que deseen participar en su presentación.

 

Articulo escrito por William L. Anderson para Mises Institute

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480