El primer ministro de Sri Lanka Ranil Wickremesinghe aseguró que la economía de su país ha «colapsado» al punto de quedarse sin dinero para pagar los alimentos y el combustible. El país insular en este momento sufre de una fuerte escasez de artículos de primera necesidad y ademas cayó en una situación de impago de su deuda, por lo tanto comenzaron a buscar ayuda de los países vecinos, India y China, y del FMI.

Wickremesinghe aseguró que la nación del sur de Asia llamada oficialmente República Democrática Socialista de Sri Lanka se enfrenta a «una situación mucho más grave» que la escasez, y advirtió de «una posible caída hasta el fondo«. «Nuestra economía se ha derrumbado por completo«, agregó, haciendo comparaciones con Venezuela.

Los ceilaneses llevan meses luchando con la escasez, realizando largas filas durante horas para intentar comprar el escaso combustible, algo similar al caso venezolano.

El Gobierno de ese país debe más de 51.000 millones de dólares y está al borde de la bancarrota, incapaz de pagar los intereses de sus préstamos. El turismo, un importante motor de crecimiento económico, cayó producto de la pandemia y por temas de seguridad relacionados con los atentados terroristas de 2019.

La rupia de Sri Lanka se ha desplomado en un 80%, encareciendo las importaciones y aumentando la inflación y en este momento trepó a la tercera pero inflación del mundo y que ya está fuera de control, con un aumento del coste de los alimentos de mas del 60%, según datos oficiales. La situación es tan comprometida que el Gobierno no tiene dinero para importar gasolina, leche, gas de cocina o papel higiénico.

Hasta ahora, la financiación prevista apenas roza la superficie de los 6.000 millones de dólares que el país necesita para mantenerse a flote durante los próximos seis meses.

Varios analistas lo definen como años de mala gestión, corrupción y despilfarro de la riqueza, que también complica cualquier rescate financiero para Sri Lanka.

Actualmente, Sri Lanka busca ayuda económica en China y organismos como el BM y el FMI, que analizan la situación. Mientras, Naciones Unidas advierte que la isla asiática está al borde de una emergencia humanitaria y el Programa Mundial de Alimentos afirma que casi nueve de cada diez familias se saltan comidas o escatiman para estirar los alimentos.

 

¿Se repite la ya recurrente crisis socialista?

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480