Una de las ideas centrales de la teoría económica marxista es la noción de que los empresarios explotan a los trabajadores, es decir, se benefician del trabajo de los empleados. El razonamiento es que las cosas producidas por una empresa no son producidas por los dueños de la empresa, sino por los trabajadores, ya que es su trabajo el que creó el producto.

Básicamente, el empresario no hace nada y obtiene beneficios robando los productos creados por los trabajadores y vendiéndolos.

Pero, ¿es correcta esta teoría? ¿Es cierto que los empresarios no hacen nada, excepto robar los productos creados por los trabajadores y venderlos para obtener una ganancia?

La respuesta es ciertamente no. Los empresarios desempeñan un papel importante en la producción de bienes y servicios y decir que no hacen nada más que explotar a los trabajadores y robarles es sencillamente falso.

Para producir cualquier cosa necesitamos cuatro factores: tierra, trabajo, capital y espíritu empresarial. Si falta alguno de estos factores no podemos producir nada. Por lo tanto, la idea de que los propietarios de negocios (empresa) no contribuyen a la creación de productos y servicios contradice esta ley básica de la economía.

Entonces, ¿cómo contribuyen los empresarios a la producción?

En primer lugar, es el empresario quien decide qué producir y cómo hacerlo. Es el empresario el que tiene la idea de la empresa en primer lugar y establece el proyecto de cómo funcionará la empresa.

Es el dueño de la empresa quien crea una estructura gerencial, se asegura de que las materias primas estén disponibles, compra/alquila un lugar donde pueda tener lugar la producción y se encarga de los asuntos legales de la empresa, como el pago de impuestos y el cumplimiento de las normas.

El empresario es el cerebro de la empresa y el cuerpo no puede funcionar sin el cerebro.

Pero hay quien sostiene que el propietario de la empresa no crea los productos por sí mismo, sino que contrata a trabajadores para que lo hagan y, por esa razón, son los trabajadores los que merecen la propiedad del producto, ya que lo han fabricado.

Pero este es un punto de vista equivocado. Pensemos en los productos elaborados en una empresa como un plato. El chef Gordon Ramsay tiene muchos restaurantes en todo el mundo donde sirven recetas preparadas por el chef Ramsay. Ahora bien, por supuesto, el chef Ramsay no hace personalmente todos los platos en todos los restaurantes todo el tiempo, eso sería imposible. En cambio, contrata a otros cocineros para que trabajen en sus restaurantes, y son ellos los que elaboran físicamente los platos. Pero aunque los cocineros contratados preparan la comida, ésta sigue siendo la receta del chef Ramsay. Es su idea, su concepto. Él es el que tuvo que idear el plato en primer lugar. Los cocineros contratados simplemente siguen sus instrucciones, su receta, y recrean el plato.

Este es el papel que desempeñan los empresarios en una empresa. Ellos son los que tienen la idea. El negocio es su concepto, y toda la empresa funciona según las instrucciones del empresario. El empresario actúa como el cerebro de la empresa.

El empresario es también quien asume el mayor riesgo de la empresa. Si el negocio fracasa, es el empresario el que perderá dinero. La mano de obra puede ser despedida, pero se le pagará por la cantidad de trabajo que haya realizado. Por otro lado, si el empresario no consigue satisfacer las necesidades y deseos de la gente, perderá dinero. Por eso el empresario obtiene las ganancias, asume el riesgo y por eso obtiene la recompensa.

Para quienes argumentan que el beneficio obtenido por el empresario es simplemente un valor robado al trabajo, tengo una pregunta. Si la mano de obra es responsable de generar ganancias, ¿también es responsable de generar pérdidas si éstas se producen? ¿Debe la mano de obra perder dinero si la empresa fracasa?

Por supuesto, la mano de obra no debería sufrir si la empresa fracasa, porque eso no es culpa suya. El trabajo de los trabajadores es ayudar a convertir las materias primas en productos acabados. No deciden qué se crea, cómo se crea y a quién se dirige el producto. Ese es el papel del empresario y esa es la razón por la que el empresario sufre pérdidas cuando a la empresa le va mal y obtiene ganancias cuando hace un buen trabajo.

Para que los socialistas comprendan mejor esta perspectiva, utilicemos un ejemplo de la Unión Soviética.

Por su papel en la victoria de los aliados sobre las potencias del eje en la Segunda Guerra Mundial, el general Georgy Zhukov fue uno de los muchos generales que recibieron la Orden de la Victoria, la más alta condecoración militar otorgada por la URSS por la Segunda Guerra Mundial. Fue uno de los muchos premios que recibió por su papel en la derrota de las potencias del Eje en la Segunda Guerra Mundial.

Ahora bien, la pregunta que surge es: ¿por qué recibió Zhukov el premio? No derrotó él solo a las potencias del Eje, ni estuvo presente en el frente disparando a los soldados alemanes. Fueron los hombres que trabajaban bajo su mando los que lucharon contra el Eje, mataron a sus soldados y capturaron el territorio enemigo.

Entonces, ¿por qué Zhukov recibe el mayor crédito?

Porque el papel de Zhukov era similar al de un empresario. Era Zhukov quien dirigía a los soldados, creaba estrategias y planes de batalla, tomaba las decisiones sobre los hombres que dirigía. Y si sus hombres no lograban derrotar al enemigo, era Zhukov quien cargaba con la culpa.

Esta es la razón por la cual Zhukov obtenía el mayor crédito, al igual que el propietario de un negocio que obtiene las ganancias.

Esto es lo que los marxistas no entienden sobre los propietarios de empresas. Ellos desempeñan un papel en la producción de un producto, no se limitan a sentarse sin hacer nada y ganar dinero con el trabajo de otros.

Para producir cualquier cosa se necesita tierra, capital, mano de obra y espíritu empresarial, y sin uno solo de ellos, incluso sin empresa, la producción no es posible.

 

Escrito por Swapnarka Arnan para FEE International

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480