Actualmente uno de cada cinco estadounidenses es de origen latino, según la Oficina del Censo de Estados Unidos. En 2060 se espera lo sea uno de cada cuatro, hasta sumar 119 millones.

Con eso en mente, es difícil discutir que esta comunidad juega un rol clave en la economía de la primera potencia del mundo.

Por ejemplo: los latinos en EE.UU. generan al año US$2,8 billones, el equivalente a lo que México y Brasil juntos.

Es la conclusión a la que llega un informe publicado recientemente y que su entidad encargó a expertos de dos universidades californianas.

Y es una cifra similar a la que maneja la Cámara de Comercio Hispana de Estados Unidos (USHCC, por sus siglas en inglés), otra organización con sede en Washington, consultoras como McKinsey o el Centro de Investigaciones Pew.

El «PIB latino»

El PIB es un indicador económico básico: sirve para conocer cuánta riqueza genera un país y la dimensión y composición de su economía.

Mide el valor monetario de todos los bienes y servicios finales (los que compra el usuario final) producidos dentro de un país, por nacionales y extranjeros.

¿Pero cómo sacar el cálculo cuando hablamos de un grupo determinado de población?

«No fue tarea sencilla», le dice a BBC Mundo Dan Hamilton, director de Economía del Centro de Investigación y Pronósticos de la Californian Lutheran University y autor principal del informe 2022 LDC U.S. Latino GDP Report al que nos referimos al principio.

«Los datos con los que se mide el PIB no suelen estar desglosados por origen étnico o raza, por lo que tuvimos que cruzarlos con datos por etnicidad de la Oficina del Censo, la Oficina de Análisis Económico (BEA) o la Oficina de Estadísticas Laborales, entre otros», explica.

«Manejamos grandes volúmenes de datos, creamos mapas a partir de conjuntos de datos, que cruzamos con otros conjuntos de datos, y así sucesivamente hasta conseguir calcular la porción correspondiente a los latinos de los diversos componentes del PIB».

Y así llegaron a la estimación de que el «PIB latino» de 2020 fue US$2,8 billones, mientras el de 2015 fue de US$2,1 billones y el de 2010 de US$1,7 billones.

«Si lo pensamos como el PIB de un país, solo EE.UU., China, Japón y Alemania tuvieron un PIB mayor en 2020», subraya el economista.

Crecimiento demográfico

El estudio concluyó además que durante la pandemia el «PIB latino» se contrajo, pero menos que en el de otros grupos étnicos, como los no latinos blancos: un 0,8%, en comparación con un 4,4%.

EL DE LA ALIMENTACIÓN SIGUE SIENDO UNO DE LOS PRINCIPALES SECTORES EN LOS QUE TRABAJA LA POBLACIÓN LATINA EN EE.UU. FOTO: GETTY IMAGES

Pero no fue la única conclusión que sacaron al cruzar los datos.

También vieron que, considerándola una economía en sí misma, fue la tercera que más rápidamente creció en la última década, solo por detrás de China e India.

«Pero el éxito económico de los latinos está de muchas maneras ligado al éxito económico de la nación, y viceversa. Están inevitablemente entrelazados», advierte de entrada Mark Hugo López, director de Investigaciones sobre Raza y Etnia del Centro de Investigaciones Pew.

Y subraya, como todos los expertos consultados para este artículo, que el cada vez mayor impacto de este grupo en la economía se debe en parte su gran crecimiento demográfico.

«No hay nada inesperado o mágico en ello: los latinos son una población en rápido crecimiento, y como resultado su impacto económico también está creciendo rápidamente».

En la última década la población latina de EE.UU. aumentó en un 19% —de 50,5 millones en 2010 a 62,5 millones el año pasado—, mientras la del país en general lo hizo en un 7%.

Es más, los hispanos jugaron un papel importante en el crecimiento poblacional de EE.UU. en ese período: el país sumó 23,1 millones de habitantes, el 52% de ellos latinos; y específicamente entre 2019 y 2020 los latinos representaron el 65% del aumento poblacional del país.

Motor laboral

«Los latinos además son una población joven, lo que contribuye a que represente una mayor proporción de la fuerza laboral del país», le dice a BBC Mundo Lucy Pérez, socia de la consultora McKinsey & Company y coautora del informe de noviembre The Economic State of Latinos in the US: Determined to Thrive («La situación económica de los latinos en EE.UU: decididos a prosperar»).

Hoy el 25% de la juventud estadounidense es latina, según datos del Centro de Investigaciones Pew.

Asimismo, son cada vez más los que tiene estudios superiores. «El crecimiento académico es de cinco puntos porcentuales en la última década, un crecimiento muy alto», explica Pérez.

SON CADA VEZ MÁS LOS LATINOS QUE TIENEN TÍTULOS SUPERIORES. FOTO: GETTY IMAGES

«Ello les permite tener acceso a mejores trabajos, con salarios más altos y más beneficios, y todo esto ayuda a acelerar ese crecimiento económico».

El panorama laboral de los latinos también ha ido cambiando con las distintas oleadas migratorias y el aumento de aquellos nacidos en EE.UU. (del 59,9% en 2000 al 67,3% en 2019).

Y en el transcurso de una década los latinos que trabajan en negocios, finanzas o que son jefes aumentaron de 6,7% a 8%.

Mercado enorme

Como indica la lógica, su poder adquisitivo también va en aumento y como consumidores constituyen ya un mercado de US$1,8 billones.

«Los latinos de EE.UU. representan un mercado de consumo más grande que la economía total de naciones como Canadá y Corea del Sur», apunta el informe de LDC, siguiendo con las comparaciones y basándose en datos de la Oficina de Análisis Económicos.

LOS LATINOS EN ESTADOS UNIDOS REPRESENTAN UN MERCADO DE CONSUMIDORES DE US$1,8 BILLONES. FOTO: GETTY IMAGES

Aun así, su gasto no va en consonancia con el porcentaje de población que representan.

En parte porque existe una brecha salarial importante con respecto a, por ejemplo, los trabajadores blancos no latinos, advierte Lucy Pérez, de McKinsey.

«Son el 19% de la población, pero gastan lo proporcional a un 13%. Si se superara esa brecha, podrían aportar hasta US$550.000 millones más a la economía».

Otro de los indicadores del peso de esta comunidad en la economía EE.UU., según concuerdan todos los entrevistados, es el incremento de los latinos que son propietarios de casas.

LA TASA DE PROPIETARIOS LATINOS CRECE A UN RITMO RÉCORD, IMPULSADA POR COMPRADORES JÓVENES. FOTO: GETTY IMAGES

La tasa crece a un ritmo récord, impulsada sobre todo por los compradores jóvenes, y está alterando el panorama inmobiliario en muchos rincones del país.

De acuerdo con los datos más recientes de la Asociación Nacional de Profesionales Hispanos en Bienes y Raíces (NAHREP, por sus siglas en inglés), en 2021 el 48,4% de los latinos tenían una casa en propiedad, frente al 47,5% en 2019.

«Ser dueño de una casa, en vez de rentar, es importante porque permite empezar a generar riqueza familiar, más allá de los ingresos», subraya Hamilton. «Es un aspecto importante para la vitalidad económica de un hogar a largo plazo».

Capacidad emprendedora

Además, «el de los latinos es el grupo más emprendedor», apunta Pérez, de McKinsey. «Uno de cada 200 latinos abre un negocio cada mes. Es algo muy acelerado».

Hay 4,7 millones de negocios en el país cuyos dueños son latinos. Estos generan más de US$800.000 millones, según las cifras más recientes de la Cámara Hispana de Comercio.

Sin embargo, la falta de acceso a créditos bancarios sigue siendo uno de los mayores desafíos para los emprendedores latinos, le dijo el presidente y director de la entidad, Ramiro Cavazos, a BBC Mundo durante una entrevista para otro artículo.

Es una reflexión que también se hace en el informe de McKinsey, que calcula que, si se mejorara el acceso de las empresas latinas al capital y aumentara su representación en los sectores en crecimiento, contribuirían con US$2,3 billones adicionales en ingresos a la economía.

Asimismo, crearían 750.000 nuevas empresas, lo que generaría más de 6 millones de puestos de trabajo, subraya.

Sea como fuera, todos estos cálculos están basados en aquellos que se autoidentifican como latinos o hispanos, y eso incluye a los nacidos en EE.UU. de ascendencia latina y a los inmigrantes, tanto los que están en situación regular como los indocumentados.

«Puede que haya cierta población que no estemos contando, que no estén en las estadísticas o que no se identifiquen como latinos a pesar de su ascendencia», reconoce Mark Hugo López, del Pew.

«Si eso fuera así, entonces las cifras serían aún mayores», aclara.

«De haber algún sesgo, algún error de medición, sería que estamos hablando de cifras demasiado conservadoras», coincide Hamilton, autor del informe del LDC.

Fuente: MDZ

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480