La cultura woke lo inunda todo, especialmente series y películas. El wokeismo de Netflix o Disney prácticamente se ha convertido en un meme, y es complicado encontrar un estreno que no contenga todos y cada uno de los clichés preferidos por la izquierda más radical.

Sin embargo, el 2022 nos ha traído algunas excepciones en forma de películas y series casi sin contenido woke, incluso algunas con mensajes claramente críticos con el wokeismo.

1) Top Gun: Maverick

Top Gun: Maverick es el buque insignia del cine menos woke. No es que la película sea una oposición frontal a esta ideología, pero el mero hecho de que Tom Cruise decidiera prescindir explícitamente de toda la parafernalia políticamente correcta, la convierte en una referencia en contra del wokeismo.

Además, su colosal éxito en taquilla supone una auténtica bofetada a las aspiraciones woke, ya que Top Gun: Maverick es el contraejemplo perfecto del lema “Go Woke, Go Broke”.

Si a su patriotismo y a tener un protagonista masculino fuerte y no deconstruido le sumamos que los productores no se plegaron a las demandas del Partido Comunista de China de retirar la bandera de Taiwán de la cazadora de Maverick, veremos que estamos ante, posiblemente, una de las películas más basadas del año.

2) The Northman

En plena cruzada de Hollywood contra la masculinidad, The Northman destaca por su derroche de testosterona y virilidad.

A pesar de su corta filmografía —The Witch, The Lighthouse y The Northman—, Robert Eggers es uno de los directores más interesantes de la actualidad, destacando por sus arriesgadas pero excelentes puestas en escena, así como por no contenerse a la hora de tratar temas que hoy en día los ofendidos profesionales consideran problemáticos.

En The Northman se nos muestran sin tapujos cuestiones como la esclavitud, la violación o el asesinato de masas, y solo por eso ya es una de las películas menos woke del año. Pero sin duda, lo que más ha debido escandalizar a los woke es que una protagonista femenina sea malvada.

Aparte de todo esto que enfadará a los wokeThe Northman además cuenta con una escena homenaje a Conan, dirigida por John Milius, uno de los directores menos woke, y de hecho más basados y de derecha, de la historia del cine.

3) The Terminal List

Chris Pratt lleva bastante tiempo en el punto de mira de la izquierda en Hollywood, en gran parte debido a declararse abiertamente cristiano. Cuando decidió producir y protagonizar The Terminal List, probablemente sabía dónde se metía, pero demostró gran valor al darle igual.

Una serie protagonizada por un marine hombre, blanco, heterosexual, felizmente casado, padre, cristiano y orgulloso portador de armas, que además usa para defender —y vengar— a su familia no podía ser del agrado de los woke. Efectivamente, la crítica progresista la tachó de “fantasía ultraderechista”, pero el público la recibió con gran entusiasmo y regocijo.

El escritor de la novela en la que se basa la trepidante serie salió al paso de las críticas explicando, acertadamente, que los críticos progres “ven una bandera americana y se enfadan. O ven a alguien que es competente con las armas y tiene una mentalidad determinada y hace que los que están en el poder rindan cuentas de sus actos y se desquician”.

The Terminal List es, sin duda, la serie menos woke del año y, si no la has visto aún, no te la debes perder.

4) My Son Hunter

La primera aventura cinematográfica de Breitbart ha sido My Son Hunter, que cuenta con pelos y señales las andanzas del díscolo hijo del presidente Joe Biden. Cualquiera que no haya sido víctima de la salvaje censura por parte de los medios y las Big Tech sobre lo acaecido con el ordenador de Hunter Biden, podrá imaginarse por qué esta película se hace un hueco en esta lista de las menos woke.

Los que, por el contrario, se hayan quedado en la oscuridad al respecto de lo sucedido con el llamado Laptop From Hell, si llegan a ver esta película pensarán que es una ficción delirante, cuando en realidad más bien se trata de prácticamente un documental.

Para los menos woke, además cuenta con el aliciente de tener entre su elenco a Gina Carano, que desde su despido por motivos ideológicos de The Mandalorian, se ha convertido en musa de conservadores y azote de progres.

5) Tár

Tár es la nueva creación de Todd Field, un director que se toma mucho tiempo entre sus películas, las cuales no dejan a nadie indiferente por abordar temas polémicos e incómodos. En In the Bedroom nos hablaba de unos padres que intentan vengar el asesinato de su hijo y en Little Children se atrevía con un tema como la pedofilia.

En Tár, con una fantástica Cate Blanchett a la cabeza, tiene el valor de enfrentar temas como el abuso de poder, la cultura de la cancelación y las políticas identitarias. Lo sencillo a la hora de abordar estos temas habría sido hacer una película para mayor gloria del movimiento #MeToo y aplicar punto por punto la receta woke.

Sin embargo, Todd Field le da un enfoque menos woke y se saca de la manga una historia compleja con una mirada totalmente diferente, enmarcando estas cuestiones en una historia donde quien abusa de su poder es una afamada compositora y directora que resulta ser lesbiana.

La crítica woke no ha encajado demasiado bien esta subversión de las expectativas, que ha supuesto una auténtica bofetada a los clichés progresistas. Como ejemplo, The New Yorker dijo de Tár que era una película “regresiva” y que ataca “amargamente a la llamada cultura de la cancelación y se mofa de las llamadas política identitarias”. Además de acusarla de “pulsar botones conservadores”.

Con estas referencias, solo dan ganas de verla.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480