«Mi tarea es convertir al volk (pueblo) alemán al socialismo»

Necesito que me disculpen por lo detallado y extenso de este artículo. Pero no encontré nada convincente en la red sobre este tópico, por ello decidí crearlo. El hecho de que «el nazismo era de izquierda» lo afirmen clásicos como «Camino de Servidumbre» no es suficiente, en esta época todo hay que demostrarlo con data. Aquí va este aporte al entramado:

Estas son las 5 razones históricas por las que Hitler fue un socialista. Todo esto demostrado por la fuente primigenia del nazismo que es el «Mein Kampf», no es una razón de orgullo, sabemos que el libro parece escrito por un muchacho solitario de 15 años paciente de varias enfermedades mentales, pero es importante leerlo para entender el ideario Nazi. Hitler mismo admite en el libro que el «simpatizó con las ideas socialistas en su juventud más luego las abandonó», honestamente creo que no las abandonó nunca.

Mi Lucha es un libro que muchos evitan pero cuándo lo lean se darán cuenta que que además del tema racial de Hitler (de ninguna manera niego que si había un rechazo profundo a las razas y culturas que se consideraban inferiores o en efecto, superiores para pensar y hacer el mal, pues el alemán es pintado cómo un ser noble del cual siempre se aprovechan) a lo largo del libro encontraremos que había un profundo odio por quienes se enriquecen por medio de su talento para el comercio, llamando a los comerciantes «usureros, ladrones de traje, parásitos del pueblo» y a los obreros alemanes cómo los «héroes explotados llamados a restaurar una nueva era de justicia», a las naciones ricas aledañas les decía que lo eran por vivir a costa de Alemania y a los que no tenían les decía que era porque alguien le había quitado su pedazo del pastel.

RAZÓN 1: EL PROGRAMA NAZI ERA ABIERTAMENTE SOCIALISTA

El «Programa de 25 puntos» del Partido Nazi (adoptado en 1920), establece «la supresión de todos los ingresos no generados por trabajo» (hay muchos como por ejemplo cobrar interés por una deuda, el intercambio de acciones en la bolsa o ingresos por donaciones), «la confiscación implacable de todos los beneficios de guerra» (es decir, robar todo lo que dejaron los muertos), «la nacionalización de todos los negocios que se han formado en empresas» (expropiación sin más ni menos), «la participación de los beneficios en las grandes empresas» (partida sindical obligatoria), «el amplio desarrollo de seguros para la vejez» (básicamente un plan de pensiones estatal) y una «reforma agraria adecuada a nuestras necesidades nacionales» (esto de hecho fue un desastre y más adelante explicaré por qué). De hecho al final del programa nazi, en letras mayúsculas hay una frase que encierra todo el ideario: «EL BIEN DEL COMÚN POR ENCIMA DEL BIEN INDIVIDUAL

Algo que no se puede pasar por alto es que bajo el régimen nazi la salud fue totalmente estatal, Hitler reorganizó el sistema de salud bajo un estricto régimen de control del gobierno central, por lo que todos los planes de seguros médicos tenían que reportar directamente a Berlín.  A través del que más tarde, Hitler comenzó su infame Programa T4, que ordenó a los médicos que sacrificaran a decenas de miles de pacientes institucionalizados, personas que no encajaban con su visión de un nuevo Reich alemán puro basado en la teoría Darwiniana: inmigrantes, viejos, débiles y enfermos mentales. Independientemente de si tenían seguro o no. Bajo la búsqueda de la «Eugenesia» el Estado financió una cifra de abortos que hasta hoy en día no se conoce. La medicina nazi fue implementada por un complejo médico-político, una filosofía científica y social impuesta por un régimen totalitario. Nunca debería volver a ocurrir, pero ¿podría volver a ocurrir?, siempre que los políticos tengan el control absoluto de «A», siempre «A» será utilizado con fines políticos. No se sorprenda.

¿Pero acaso el no luchaba contra los comunistas?, Se preguntaran, bueno, la respuesta está en su obra Mi Lucha. Hitler era en efecto socialista y se hacía llamar un «perfecto realizador del Marxismo» pues el decía entenderlo mejor que los comunistas quienes según el, no eran más que individuos engañados por los judíos para abolir la nación, su tesis según el mismo escribe en MI LUCHA (página 137) es que después de leer el Capital de Carlos Marx tuvo un momento de iluminación y pensó que el comunismo en realidad es un plan macabro judío que busca en el fondo es destruir el nacionalismo de un país para que la nación se debilite y luego entregársela al capitalismo internacional, esa frasecita cliché del «capitalismo usurero/internacional y sus mejores aliados los comunistas y los judíos» la van a encontrar varias veces en cada capítulo del libro, hay un pasaje en dónde de hecho el mismo Hitler reconoce que «el último reducto de sus libertades se perderá el día en que el ejército alemán deje la lucha contra el capitalismo internacional» (pagina 176). El error de pensar que el nazismo fue un oponente del socialismo es que los socialistas y comunistas conformaban otros partidos, pero es el mismo error de pensar que dos facciones opuestas en un partido representan ideologías opuestas. Obviamente, puede haber múltiples partidos con una ideología igual o semejante con diferencias que en lo fundamental no cambian esta afirmación. Hitler creía que sus diferencias con los comunistas eran más tácticas que ideológicas. Él creía que era su nacional socialismo, que “sólo competía con el marxismo en su propio terreno”, el encargado de llevar a la práctica muchas de sus ideas.

La limpieza étnica que fue parte esencial del programa nazi también lo era de la ideología socialista marxista. Bernard Shaw dio la bienvenida a la política de exterminios de la Unión Soviética. La socialista británica Beatrice Webb hizo exactamente lo mismo refiriéndose al genocidio soviético cuando remarcó que «no se puede hacer una tortilla sin romper los huevos». En 1935, el gobierno sueco socialista comenzó un programa eugenésico de esterilización. Hitler era consciente de la profunda inclinación del socialismo por el exterminio, y así en 1920 afirmó en Múnich que “¿Cómo, siendo socialista, puedes no ser antisemita?”. Desde la época de Engels hasta aquel entonces todos los defensores del genocidio se auto titulaban socialistas.

RAZÓN 2: SU FILIACIÓN Y CONSTRUCTIVISMO ERAN ABIERTAMENTE SOCIALISTAS

Hermann Rauschning, que coqueteó mucho tiempo con el nazismo para luego denunciarlo, conoció bien a Hitler antes de 1933 y cuenta cómo éste se sentía en deuda con la tradición marxista. Hitler leyó y estudió bien los textos marxistas como estudiante antes de la I Guerra Mundial. Llegó a creer, según sus palabras, que el error de la República de Weimar era que sus políticos no conocían a Marx. Hitler se unió al Partido de los Trabajadores alemanes en 1919, cuando tenía 30 años. Seis años antes de escribir «Mein Kampf» y 14 años antes de ser nombrado canciller de Alemania. Entonces, en ese momento en que Hitler decidió unirse a las filas de un partido claramente socialista ¿en que creía?. Dicho partido era conocido como «El Partido socialista alemán de los trabajadores» (hasta que Karl Herrer hizo la sugerencia de quitar el «socialista» para no ofender a la clase media, el partido era muy pequeño, apenas contaba con la simpatía del 8% de la nación en ese entonces), habían otros partidos en Alemania, ¿por qué Hitler decidió unirse a ese partido específicamente?, ¿por qué terminó siendo director de propaganda promoviendo ideas en las que no creía y siendo enseñado por Anton Drexler un sindicalista en lugar de buscar un mentor capitalista?

Ese partido, lo dijo todo claramente en sus principios y en su doctrina: Claramente eran nacionalistas, socialistas, anticapitalistas y estatistas. Una cosa a lo que dedicó mucho tiempo Hitler (antes y durante la toma del poder) fue a la invención del «Gleichschaltung» una forma sistemática de métodos de control social para socavar toda clase de libertad individual y fomentar el pensamiento de masa a medida que se toma el poder absoluto en cada área de la vida alemana hasta que llegó a su culmen en 1933, dónde terminó por completo con la constitución de Weimar y prohibió todos los partidos políticos que no fueran el nazi con amplio apoyo popular, dicho sea de paso. Pero nada como esto, Hitler creía en la batalla de clases, inventó algo llamado «Volksgemeinschaft» (Comunitarismo) como un elemento «central» en la ideología nazi, tanto, que el Dr. Michael Kater, en su libro investigativo Hitler Youth asegura que «parte esencial del programa que se les inculcaba a las juventudes hitlerianas era la idea de la eliminación de las clases sociales»

RAZÓN 3: POCO RESPETO A LA PROPIEDAD PRIVADA Y RACIONADOR

Además el daño a la propiedad privada fue otro bastión de Hitler, tanto a la nacional como la extranjera. De hecho, el daño a la propiedad privada fue verdaderamente grande cuándo se introdujo la “Legislación antisemita” (1933-1939). Todas las empresas, compañías, casas y bienes de los judíos (o de sus ayudantes alemanes) podían ser tomadas por un alemán y en efecto fueron saqueadas y/o destruidas. Pero no sólo la propiedad de los judíos era intervenida, la misma propiedad de los alemanes lo era también cuándo había sospechas.

El estado comenzó un plan de racionamiento de comida en 1939, sin embargo pudo sortearse debido a la derrota de Francia en junio de 1940, la comida francesa inundó Alemania a partir de ese entonces hasta 1944 cuándo los alemanes comenzaron a sentir racionamiento verdadero, la dieta de los alemanes se volvió más monótona, con mucho pan, papas y conservas.

Hubo escasez de carne debido a la falta de producción y a la caída abrupta de las importaciones de los Estados Unidos. Las raciones de carne cayeron de 750 gramos por semana en 1939 a 250 gramos por semana en 1945. Era de esperarse, las medidas económicas al campo fueron un desastre.

RAZÓN 4: CONTROL DE PRECIOS, CREADOR DE INFLACIÓN Y AMANTE DE LAS EXPROPIACIONES

En 1933 Hitler encargó a Erich Hilgenfeldt la prohibición de organizaciones de caridad privada para que el Estado asumiera en exclusiva toda la labor de ayuda a los necesitados. El Bienestar Nacional Socialista del Pueblo (NSV), la organización encargada de desarrollar e implantar los programas de ‘bienestar socialista’ fue en realidad quizás la más importante dentro del partido nazi. Así, los nazis crearon seguros estatales para personas mayores, complementos salariales para alquiler, para desempleados, para personas con discapacidades, seguros sanitarios, residencias para ancianos… Dentro de la NSV destacaba, por ejemplo, la Oficina para Bienestar Especial e Institucional que ayudaba desde el Estado a ancianos, alcohólicos y personas sin hogar. Incluso había una Oficina también para ayudar a los jóvenes. Todos los programas socialistas nazis se vieron como un intento de reforzar la idea de colectivo y dejar atrás el individualismo y libertad de los regímenes liberales.

Hitler aplicó control de precios en 1936, no hace falta que le hable de cuan socialistas son los controles de precios y sus perjudiciales efectos en la economía.

En el punto número 5 del Manifiesto Comunista reza lo siguiente: «Centralización del crédito en manos del Estado por medio de un Banco nacional con capital estatal y monopolio exclusivo.» y si entendemos que la inflación es una deuda generada por la emisión monetaria para financiar al Estado, entonces podemos asegurar lo siguiente: Toda inflación es producto de una idea marxista. Los bancos centrales son, de hecho, una idea socialista.

Otro caso poco comentado es que con Hitler si hubo inflación, si bien no fue ni parecida a la de Weimar pero la hubo debido a la emisión inorgánica para respaldar el extraordinario gasto público nazi (especialmente en pagos a contratistas privados, carreteras, ferrovías y tecnología), por lo que su administración económica tuvo que inventar los «Bonos MEFO» una circulación monetaria paralela, con los cuales el Estado alemán pagaba a las empresas para que no botaran empleados alemanes y pudiesen seguir produciendo.

En la página 84 del libro Revisiting the National Socialist Legacy: Coming to Terms With Forced Labor, Expropriation, Compensation, and Restitution escrito por el investigador Oliver Rathkolb se nos revela que la mayoría de los campos de concentración en la Europa nazi (42.500 campos de trabajo y de concentración entre 1933 y 1945) fueron terrenos expropiados o en los que se les exigió a sus dueños que lo pusieran a disposición del Estado a cambio de una recompensa monetaria que nunca llegó.

Y aunque se diga que a Hitler lo apoyaron grandes empresarios y la Iglesia católica y que eso automáticamente lo convierte eso en un derechista pues la realidad es que aunque hubieron empresas privadas que fueron contratistas del III Reich o banqueros que fueron prestamistas del Estado alemán e hicieron fortunas por la guerra, no debe confundirse con el capitalismo de competencia y libre mercado, en lo absoluto, pues el sistema capitalista verdadero es en dónde las empresas ni hacen contratos con el Estado ni el Estado les beneficia o se entromete en las actividades privadas.

En algunos paises de América Latina ( por dar un ejemplo) dudamos de la «empresarialidad» de muchas empresas por el hecho de que son realmente grandes aliados del gobierno socialista o populista de turno y eso no quiere decir que la estos gobiernos sean menos socialistas ni que estos empresarios sean unos verdaderos competidores e innovadores del libre mercado.

Algo importante que ocurre en un gobierno de derecha es la privatización. Durante la Alemania Nazi se realizaron muy pocas privatizaciones, en 1930, dichas privatizaciones en primer lugar fueron una forma de ganar dinero (el gasto público había causado déficit fiscal) y en segundo lugar fueron utilizadas como una herramienta para que los ahora «empresarios» fuesen adeptos a servir a la causa nazi, de ninguna manera se hicieron con la idea de reducir el Estado, lo que se privatizó de hecho fueron los monopolios de la industria pesada, el hierro y todo lo referente a los ferrocarriles (Deutsche Reichsbahn ) y de hecho no fueron a concurso abierto ni a OPA (oferta pública de acciones en el mercado), fueron entregadas a amigos cercanos del Reich. De nuevo fueron pocas, en manos de amigos y con fines oscuros, de hecho de 1934 a 1938 las privatizaciones no fueron más que el 1,4% de las ganancias del Estado alemán.

RAZÓN 5: TOTALITARISMO CON ORÍGENES SOCIALISTAS

Y aquí es dónde los modernos defensores de la izquierda dicen: «Es cierto, sin embargo el totalitarismo de Hitler era fascista, el no era socialista, sino fascista y como tu bien sabes el fascismo viene de la extrema derecha

Es cierto que Hitler y Mussolini fueron aliados (por un tiempo), pero las afirmaciones de que Hitler y los nazis eran fascistas más no socialistas es una visión totalmente limitada de la historia y de los acontecimientos. También nubla el tema de la cercanía entre el fascismo y el socialismo, pintándolos como polos opuestos en el espectro político, cuando, de hecho, eran compañeros íntimos en la década de 1920. Mussolini llegó a decir de uno de los mayores economistas para los políticos socialistas, John Maynard Keynes, que “el fascismo está enteramente de acuerdo con el pequeño libro de Keynes El final del Laissez-Faire, y que podría servir como una introducción a la economía fascista. Hay poco que cuestionar de éste y mucho que aplaudir”.

Lo que se nos ha olvidado es que el principal ideólogo del fascismo fue un catedrático, nihilista, enamorado de Marx y de Hegel, un defensor del materialista dialéctico proclamado llamado Giovanni Gentile. Y aquí es dónde les quiero introducir las siguientes máxima de Friedrich Hayek en su libro Los Fundamentos de la Libertad:

Máxima 1: El socialismo es la piedra angular que sustenta todas las formas de totalitarismo y colectivismo moderno, sin importar que nombre le pongan.

Máxima 2: El socialismo, en su práctica, siempre terminará conduciendo irremediablemente a la tiranía.

El fascismo no llegó al partido Nazi y a Alemania hasta finales de la década de 1920 o incluso a principios de la década de 1930. Tampoco encontrarás referencias mediáticas contemporáneas al Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes como «fascistas» durante la era de la fundación del partido en 1919, en el momento en que Hitler escribió y presentó el Programa Nacional Socialista en 1920, antes del Beer-Hall Putsch a fines de 1923, durante el encarcelamiento de Hitler en 1924 y ni siquiera antes de las elecciones de 1928 y 1930.

Durante toda esa era, no se puede encontrar ningún documento en toda Alemania, Italia, Inglaterra o Estados Unidos que se refiera a Hitler o al partido nacionalsocialista de Alemania como un partido «fascista». Ni ellos mismos se llamaron así ni sus enemigos o detractores les dijeron de esa forma, ni siquiera peyorativamente. Siempre fueron referidos como los nacionalsocialistas o «nazis» (de hecho, este último si fue un nombre destinado a ser peyorativo). También es digno de mención que en su libro MI LUCHA, «Mein Kampf», Hitler no se refirió a sí mismo como fascista ni siquiera usó la palabra una sola vez. La idea de que los nazis eran fascistas es una total invención moderna.

En conclusión:

¿No es eso algo bastante parecido a lo que se viene escuchando en América Latina desde hace años? ¿Se dan cuenta de cómo el control estatal, la envidia, la avaricia y el amor por lo ajeno pueden destruir por completo una sociedad culta y educada como la alemana?

Existen axiomas que por complejos aparentan ser diferentes entre si, pero en esencia son lo mismo. Debemos hacer un revisionismo, pues, habrá que añadirle los 6 millones de muertes del Holocausto a las estadísticas de los 100 millones de muertes del comunismo. El nacional-socialismo del partido obrero alemán fue socialista, muy socialista, por varias razones: por lo que pensaban, por lo que decían y por lo que hicieron. No distan mucho del socialismo bolivariano del PSUV en Venezuela, del Partido comunista cubano o de algún otro movimiento populista de nuestra región. Es importante que se entienda que:  «LAS IDEAS IMPORTAN, LAS IDEAS TIENEN CONSECUENCIAS, Latinoamericanos es hora de cambiar de ideas.«

 

Articulo original de Vida Diamante

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480