Cuando concluyó la segunda batalla de El Alamein, en Egipto, en noviembre de 1942, Winston Churchill reflexionó sobre la victoria británica. “Esto no es el final. Ni siquiera es el principio del fin”, advirtió, memorablemente. “Pero es, quizás, el final del principio”. A medida que la invasión rusa de Ucrania se acerca a su undécimo mes, está alcanzando el mismo punto de inflexión. Ha sido una historia de arrogancia rusa, sufrimiento humano y, sobre todo, desafío ucraniano.

En abril de 2021, Rusia comenzó a concentrar un número inusual de fuerzas en la frontera con Ucrania. En retrospectiva, aquello fue un simulacro de lo que vendría después. En julio de ese año, Vladimir Putin, presidente de Rusia, publicó un farragoso ensayo en el que cuestionaba el derecho de Ucrania a existir como Estado independiente. Después de que Rusia concluyera sus maniobras militares masivas Zapad en el oeste de Rusia y Bielorrusia en septiembre, dejó allí gran parte de su arsenal, otra señal de advertencia.

En enero, mientras Rusia mantenía falsas conversaciones con Estados Unidos y la OTAN y negaba estar planeando una invasión, The Economist advertía de que se avecinaba una guerra. “Para Putin, la apuesta puede merecer la pena”, escribimos. “Mejor empezar una guerra ahora, a pesar de los costes concomitantes, que arriesgarse a una Ucrania erizada de tropas extranjeras dentro de una década”. La invasión se produjo finalmente al amanecer del 24 de febrero, con un retraso de aproximadamente una semana respecto a la fecha prevista debido a la preocupación por las condiciones meteorológicas y al nerviosismo de Moscú. Los ejércitos rusos penetraron en Ucrania desde el norte, el este y el sur, iniciando la mayor guerra en Europa desde 1945.

La mayoría de los funcionarios, incluidos los ucranianos, esperaban que Rusia arrollara rápidamente a su vecino más pequeño. Pero no fue así. Aunque los planes de guerra de Rusia habían quedado al descubierto -el 17 de febrero, la inteligencia de defensa británica publicó un mapa preciso de los posibles ejes de la invasión-, sus unidades militares no recibieron órdenes hasta 24 horas antes de la guerra, según un estudio reciente del think tank RUSI. Las tropas carecían de municiones, alimentos, combustible y mapas. Muchas se adentraron en ciudades ucranianas sin las armas cargadas. Cuando preguntaban a los civiles ucranianos dónde se encontraban, sus posiciones eran rápidamente denunciadas.

Esto se debió, en parte, a un fallo de los servicios de inteligencia. Los cacareados espías rusos cometieron una serie de errores garrafales. Muchos hablaron sólo con los ucranianos que estaban de acuerdo en que el país estaba maduro para la conquista y que caería sin una lucha seria. La información contradictoria -y había mucha- no se transmitió a los niveles superiores de la cadena. Las agencias de espionaje de los países autoritarios suelen decir a sus jefes lo que quieren oír.

La invasión también reveló una podredumbre más profunda en las fuerzas armadas rusas, incluida la corrupción endémica y la falta de formación. Cuando Valery Gerasimov, jefe del Estado Mayor, se reunió con su homólogo británico en febrero, afirmó que Rusia había alcanzado la paridad militar convencional con las fuerzas armadas estadounidenses. Esa afirmación ha quedado en evidencia. Las fuerzas aéreas rusas tuvieron que luchar contra las anticuadas pero ágiles defensas aéreas ucranianas, y sus tanques se utilizaron de forma inepta. Las fuerzas cibernéticas no estaban preparadas para una campaña larga.

La retirada de las tropas rusas en Bucha dejó al descubierto la masacre que habían perpetradoLa retirada de las tropas rusas en Bucha dejó al descubierto la masacre que habían perpetrado

Sin embargo, la fase inicial de la guerra estuvo más cerca de lo que muchos supusieron en su momento. Ante la duda de que Rusia invadiera el país, los propios dirigentes civiles ucranianos no estaban totalmente preparados, a pesar de las extensas advertencias de Estados Unidos y Gran Bretaña. La mayoría de las fuerzas regulares ucranianas estaban inmovilizadas en la región oriental de Donbás, tras prever que cualquier ataque probablemente sólo llegaría allí. Los aviones y tanques rusos eran superiores a los ucranianos. La actuación de Rusia en el sur fue mejor. Sus fuerzas formaron allí eficaces “grupos de asalto” de blindados e infantería, respaldados por combatientes chechenos, señala RUSI. Pero incluso así, Mariupol, una ciudad portuaria, no cayó hasta mayo, tras meses de brutales bombardeos aéreos.

De hecho, las unidades rusas se mostraron incapaces de adaptarse o de recuperarse de sus numerosas bajas iniciales. El 2 de marzo tomaron Kherson, capital de la provincia del mismo nombre, pero se encontraron bloqueados en los suburbios de Kyiv, repelidos en Kharkiv en el este y detenidos en su camino a Odessa en la ciudad meridional de Mykolaiv. A finales de marzo, el Kremlin miró a los ojos a la realidad y anunció que “reduciría drásticamente” las operaciones en el norte para centrarse en Donbás.

Para la primera semana de abril, la ignominiosa retirada rusa de la capital estaba prácticamente completada. Ucrania había ganado la batalla de Kiev, a pesar de una desventaja de doce a uno en número de tropas al principio. A medida que las tropas rusas se retiraban, dejaban a su paso pruebas de asesinatos en masa y otros crímenes de guerra en ciudades como Bucha, acabando de hecho con cualquier perspectiva de éxito de las conversaciones de paz.

La segunda fase de la guerra tuvo algunos éxitos para Rusia. Utilizó su ventaja en munición de artillería para superar a Ucrania en el este, apoderándose poco a poco de la totalidad de la provincia de Luhansk. La artillería rusa en Donbás disparó unos 20.000 proyectiles al día, según RUSI, con un máximo de 32.000 proyectiles algunos días, de tres a cinco veces más que la ucraniana. “Somos inferiores en cuanto a equipamiento y, por tanto, no somos capaces de avanzar”, se lamentaba Volodymyr Zelensky, presidente de Ucrania, a principios de junio.

Pero sus fuerzas encontraron formas creativas de contraatacar. En abril, Ucrania organizó audaces incursiones transfronterizas con helicópteros en la ciudad rusa de Belgorod y luego hundió el Moskva, el buque insignia de la flota rusa del Mar Negro, una de las mayores pérdidas navales de un país desde la guerra de las Malvinas de 1982. Ucrania también dominó la guerra de la información en Occidente. En agosto describimos las travesuras de la North Atlantic Fellas Organisation (NAFO), un ejército virtual proucraniano cuyos miembros adoptan el disfraz de perros shiba inu y combaten a los propagandistas rusos con memes.

La tercera fase de la guerra comenzó en verano, cuando Ucrania pasó a la ofensiva. En junio recibió de Estados Unidos los primeros lanzacohetes HIMARS, de mayor alcance y precisión que cualquier otro del arsenal ruso. Comenzó los llamados ataques profundos contra depósitos de municiones, puestos de mando y cuarteles situados muy por detrás de las líneas del frente. También atacó puentes sobre el río Dniéper, aislando a las fuerzas rusas en la ciudad de Kherson. Una ofensiva formal allí en agosto progresó lentamente. Pero un ataque sorpresa en Kharkiv al mes siguiente se convirtió en una derrota, liberando vastas franjas de territorio.

A medida que las ofensivas ucranianas iban teniendo éxito, Rusia se apresuraba a adaptarse. El 21 de septiembre, Putin anunció una movilización parcial de hombres rusos, un proceso del que salieron más de 100.000 en menos de dos meses. En octubre, Putin nombró un nuevo comandante, el general Sergei Surovikin, que inició una campaña de ataques a gran escala con drones y misiles contra las infraestructuras ucranianas. Un mes más tarde retiró las tropas rusas de la orilla derecha de Kherson como parte de un cambio más amplio a la defensiva.

Rusia sigue a la ofensiva en Bajmut, una pequeña ciudad de Donetsk que se ha convertido en una prueba para el Grupo Wagner, un conjunto de mercenarios respaldado por el Kremlin, y Ucrania sigue sondeando las líneas rusas en algunos lugares. Pero el tiempo ya está afectando a la guerra. El suelo embarrado pronto se congelará, lo que permitirá que los vehículos pesados vuelvan a circular, pero las temperaturas bajo cero dificultarán la supervivencia de los soldados sobre el terreno. “Ya estamos viendo una especie de reducción del ritmo del conflicto”, señaló Avril Haines, directora de inteligencia nacional de Estados Unidos, el 3 de diciembre, “y esperamos que eso sea lo que veamos en los próximos meses”. Ambas partes se están rearmando para las ofensivas, probablemente en 2023, con Ucrania creando un nuevo cuerpo de ejército y Rusia utilizando a los hombres movilizados para entrenar a nuevas unidades.

La guerra ha arrojado una serie de lecciones importantes. A pesar de la creciente importancia de la tecnología, la masa sigue siendo importante. Las reservas de mano de obra, armamento y munición son vitales cuando una guerra se prolonga. La inteligencia es clave: la decisión de hacer públicos los planes de invasión de Rusia socavó la narrativa del Kremlin y le impidió utilizar el pretexto que había planeado para la guerra. La guerra urbana ha ocupado un lugar destacado en lugares como Kiev, Mariupol, Severodonetsk y Bajmut.

Quizá la mayor lección de todas sea simplemente que la guerra ha vuelto. “Los países desarrollados llevan 75 años evitando grandes conflictos entre sí”, escribió John Mueller, politólogo, en julio de 2021, el mes en que Putin plasmó en papel sus desvaríos sobre Ucrania. Ha sido “quizá el paréntesis más largo de la historia”. La cuestión es si los delirios de Putin romperán la larga paz o servirán de advertencia a otros.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480