Aunque el anarcocapitalismo es una ideología, hay un puñado de precedentes históricos que confirman que es realizable en el mundo real. Algunos de los ejemplos más comunes son el Viejo Oeste, la Islandia medieval y Cospaia. Hay otro maravilloso experimento de apatridia que ha pasado desapercibido hasta hace poco: Acadia, Nueva Escocia.

En 2020, los economistas Rosolino Candela y Vincent Geloso publicaron un documento que exploraba con gran detalle la historia de la colonia francesa desde 1650 hasta 1755. El trabajo se basó en años de investigación y nos dio una visión muy clara de la gobernanza y la economía de Acadia. Es de esperar que la investigación aporte más luz a la viabilidad de las sociedades sin Estado.

Los historiadores estiman que la población de colonos franceses alcanzó un máximo de unos dieciséis mil residentes. Los acadianos eran mayoritariamente religiosos (católicos) y mantenían una mentalidad muy libertaria en lo que respecta a los derechos de propiedad privada y las libertades personales. Muchos de los acadianos venían de un entorno feudal en el que no se les permitía tener propiedades, por lo que su nueva vida en Norteamérica estaba llena de oportunidades.

Anarquismo

Geloso y Candela describen a Acadia como un «ausencia de Estado relativa» después de los 1650. Aunque técnicamente estaban bajo el dominio de Francia, ignoraban en gran medida al Estado francés y no pagaban impuestos directa o indirectamente. Francia realizó censos entre 1671 y 1707, en los que se llevaba la cuenta de la riqueza de los acadianos, pero cobrarles impuestos era demasiado complicado.

A pesar de su aversión al Estado, los acadianos mantenían una sociedad muy jerarquizada. La redistribución equitativa y la propiedad colectiva no existían. Ciertas familias acumulaban más riqueza, pero esto no era nada malo. La división social del trabajo beneficiaba a toda la sociedad con grandes cantidades de riqueza, y las jerarquías estaban bien estructuradas y eran justas.

Los acadianos asistían fielmente a los servicios religiosos y participaban en los sacramentos. Estas actividades eran vitales para unir a las comunidades.

Las asambleas parroquiales eran el principal sustituto del Estado. Eran una estructura política no coercitiva y voluntaria establecida para resolver asuntos grandes e importantes mediante la toma de decisiones colectivas. Los jefes de familia y los delegados designados por el pueblo constituían las asambleas. La toma de decisiones solía ser no divisoria y bastante unánime, y solía tener unos índices de participación comparativamente altos. La resolución de conflictos era rápida y justa, algo que cualquier fan de Rothbard o Hoppe encontraría bastante atractivo.

Junto a los acadianos, vivían los nativos mi’kmaq, que sumaban alrededor de 3.250 personas. Los mi’kmaq eran seminómadas y tenían unas estructuras políticas muy laxas, que podrían calificarse de apátridas. Uno de los aspectos más importantes de la cultura mi’kmaq es el énfasis en la familia y el parentesco. Con estas estructuras familiares, los mi’kmaq pudieron construir comunidades fuertes sin necesidad de un estado, como los acadios. Los acadios y los mi’kmaq establecieron una relación muy estrecha que sólo se vio reforzada por su aversión a los estados opresores. El historiador David Jones escribió que los acadios

vivían en gran medida libres de la amenaza continua de ataques o insurrecciones inminentes de los nativos, un lujo del que disfrutaban pocas fronteras de colonos en el continente.

La relación entre los dos pueblos era posiblemente una de las más pacíficas de Norteamérica, mucho más que las relaciones entre blancos e indios en el vecino Quebec. Los pueblos comerciaban y se casaban con frecuencia. Los acadios compartían su fe católica, que se consideraba compatible con la fe tradicional mi’kmaq.

En 1733, la corona británica asumió el control de la zona; continuaron con el enfoque relativamente indiferente de Francia. Los británicos exigieron a los acadianos un juramento de lealtad, pero éstos se negaron a prestarlo sin concesiones que les eximieran de portar armas contra los franceses o los mi’kmaq, mantuvieran sus derechos de propiedad privada y defendieran la libertad de religión. El oficial del ejército británico Paul Mascarene dijo de los acadianos en 1720

Todas las órdenes que se les envían, si no se adaptan a sus humores, son objeto de burla y de risa, y se ponen en pie de igualdad para no obedecer a ningún gobierno.

Capitalismo

Una de las cosas más impresionantes de Acadia era su increíble riqueza. El sistema de libre mercado y el comercio abierto con los mi’kmaq hicieron que Acadia fuera más rica que Francia, y que la calidad de vida fuera mucho mejor. Aunque había cierta desigualdad, la mayoría de los campesinos eran propietarios de sus tierras y podían llevar una vida cómoda. El historiador Gregory Kennedy describió a los acadianos como

muy orientados al mercado, organizando su agricultura para aprovechar al máximo las oportunidades comerciales disponibles.

Los agricultores y cazadores acadianos producían un gran excedente de suministros, que luego se intercambiaban por materiales no disponibles localmente, como metales, productos manufacturados y bienes de consumo. Las pieles y el pescado eran los principales artículos de exportación, y eran muy buscados por Francia.

Expulsión

Lamentablemente, en agosto de 1755, la paz y la prosperidad de los acadianos llegaron a su fin cuando el Estado británico, bajo las órdenes del general de brigada Charles Lawrence, llevó a cabo una limpieza étnica que provocó la muerte del 55% de la población. Los británicos lo hicieron por diferentes razones, como su desprecio por los métodos y estilos de vida poco convencionales de los acadianos, los celos por su éxito y riqueza, y el odio por su relación con los nativos. Sin embargo, no todos los británicos consideraron necesaria esta acción. Murray Rothbard escribió en Concebida en libertad, volumen 2:

Poco después de comenzar la expulsión, Lawrence recibió la orden del rey de no molestar a los acadianos. Razonando como el típico burócrata, Lawrence racionalizó su desobediencia a la orden del rey: una vez iniciada, aunque fuera por error, ¡el proceso de expulsión no podía revertirse!

Si no se hubiera llevado a cabo la expulsión, es muy probable que Acadia hubiera seguido floreciendo y su modelo de gobierno y economía se hubiera extendido por toda América del Norte.

Este artículo fue publicado inicialmente en Mises.org

Benjamin Williams es un creador de contenido e investigador libertario. Hace videos en varias plataformas como TikTok y YouTube para llegar a las generaciones más jóvenes y difundir los principios austro-libertarios, y ha acumulado más de treinta millones de visitas en todas las plataformas.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480