Con el fallecimiento de Vladimir Nikolayevich Sungorkin, editor en jefe del periódico estatal ruso Komsomolskaya Pravda, suman 13 las muertes de altos cargos relacionados al presidente Vladímir Putin.

La mayoría ocurrió de forma repentina y llaman la atención porque suceden una tras otra. Por su parte, el Kremlin se limita a emitir condolencias en varios casos. Sin embargo, hay escepticismo, porque las muertes se dan desde el inicio de la guerra en Ucrania, meses en lo que el mandatario ruso se ha asegurado de reducir su círculo de confianza.

Dos cosas importantes han ocurrido en este sentido. Una es que la inteligencia de Moscú proporcionó información errónea a Putin previo a la invasión contra Ucrania. Eso provocó represiones dentro del Servicio Federal de Seguridad (FSB) como retaliación. La otra, es que el gobierno ruso busca de cualquier manera controlar la mala prensa que salga de sus filas o aliados.

Dado el hermetismo ruso, se hace casi imposible ir a fondo respecto a las causas de la decena de muertes. Pero sí es posible repasar quiénes eran estos aliados de Putin y las circunstancias de cada fallecimiento.

«Derrame cerebral»

Vladimir Nikolayevich Sungorkin, de 68 años de edad, y editor del diario ruso murió “repentinamente” tras mostrar signos de “asfixia” durante un viaje este 14 de septiembre. Su colega Leonid Zakharov, contó que en el trayecto cayó inconsciente después de sugerir a su grupo que buscaran «un lugar para almorzar». “Tres minutos después, Vladimir comenzó a asfixiarse. Lo sacamos a tomar aire fresco, ya estaba inconsciente. Nada ayudó. El médico que hizo el examen inicial dijo que aparentemente se trataba de un derrame cerebral. Pero esta es la conclusión inicial”, dijo al medio ruso KP.

«Murió tras caer de un barco»

Iván Pechorin, de 39 años y director de la Corporación rusa para el Desarrollo del Lejano Oriente cayó por la borda en un barco que navegaba por el mar de Japón. Días antes había asistido al Foro Económico Oriental. La noticia trascendió este 13 de septiembre. “La muerte de Iván es una pérdida irreparable para amigos y colegas, una gran pérdida para la corporación”, comunicó la empresa al servicio del Kremlin.

«Cayó desde una ventana»

El 1 de septiembre trascendía en medios internacionales la muerte de Ravil Maganov, presidente de la compañía petrolera más grande de Rusia, Lukoil. La agencia de prensa TASS reseñó que se había caído de una ventana del un sexto piso en un hospital de Moscú. Luego la agencia agregó que se había quitado la vida, replicó BBC. La directiva dirigida por Lukoil había pedido meses atrás el fin de la invasión en Ucrania.

«Disputa con socios comerciales»

Yuri Voronov, director general y fundador de una empresa subcontratada por el gigante gasístico ruso Gazprom, fue hallado con un disparo en la cabeza en la piscina de su casa, cerca de San Petersburgo. Hasta el 5 de julio el Comité de Investigación Ruso atribuía el crimen contra el multimillonario de 61 años a una «disputa con socios comerciales».

«Un ataque al corazón»

Circunstancias sospechosas rodearon la muerte de Alexander Subbotin, de 43 años y alto ejecutivo de Lukoil. Lo encontraron en un sótano utilizado para “rituales vudú jamaiquinos” al noreste de Moscú luego de supuestamente buscar una cura para la resaca —que tenía veneno de sapo—. Según TASS, murió debido a un ataque al corazón. Él formaba parte de la junta que pidió el cese de la guerra.

«Crimen familiar»

A Vladislav Avayev, banquero aliado de Vladímir Putin, lo encontraron muerto a mediados de abril junto a su esposa e hija en su hogar en Moscú. El hombre, antiguo vicepresidente de Gazprombank, el tercer banco más importante de Rusia, tenía un arma en la mano. Autoridades de ese país dijeron que pudo haberse suicidado luego de matar a su familia.

La lista continúa

Este tipo de muertes también ocurrió para otros siete aliados de Putin. Yevgeny Palant, multimillonario de 47 años también fue hallado en abril junto a su esposa tras un supuesto ataque de celos. El cuerpo de Alexander Tyulakov, alto ejecutivo de Gazprom lo encontraron en febrero en su garaje con golpes en el cuerpo. Leonid Shulman, jefe de transporte de Gazprom Invest, estaba en el baño de su residencia con una nota de suicidio, pero con extrañas puñaladas.

Mikhail Watford, de 66 años, magnate nacido en Ucrania pero cercano a Putin, también fue hallado muerto en su casa en Inglaterra, igual que Sergey Protosenya, ejecutivo del mayor productor independiente de gas natural de Rusia, Novatek. A Vasily Melnikov, dueño de la empresa de suministros médicos MedStom, autoridades rusas le atribuyeron el crimen de asesinar a su familia. Igor Nosov, de 43 también sufrió un supuesto derrame cerebral.

Fuente: PanamPost

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480