Los residentes de Jersón continuaron las celebraciones, mientras que los militares ucranianos llevaron a cabo «medidas de estabilización» en la ciudad y sus alrededores, tras el anuncio del Kremlin de que sus tropas se habían retirado al otro lado del río Dniéper.

El himno nacional ucraniano sonó este viernes en la ciudad sureña.

Yaroslav Yanushevich, jefe de la RMA (Administración Militar Estatal Regional) de Jersón, advirtió que aún existe un alto riesgo de que los rusos bombardeen los asentamientos liberados, y que el territorio también debe ser examinado por expertos en explosivos.

«Comprendo que echéis de menos vuestras casas y que queráis volver a ellas lo antes posible. Pero, amigos, os pido que esperéis un poco más. Ahora mismo es muy inseguro«, declaró.

 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480