Vladímir Putin sigue su asedio a Ucrania y en esta oportunidad activó una batería de medidas para acentuar su amenaza. En primera instancia, impuso este miércoles la ley marcial en los cuatro territorios recientemente anexionados por Moscú. Estas regiones suman casi 15 % del territorio de Ucrania y son: Donetsk y Lugansk, en el este, y Jersón y Zaporiyia, en el sur.

Sin embargo, existe especial preocupación en Kiev, porque Jersón, sumado a la mecionada medida, está siendo evacuada por las tropas invasoras. Es por ello que crecen los temores de que Putin prepare una declaración de guerra total, es decir, que deje de disfrazar sus ataques con el calificativo de «operación militar para la desnazificación de Ucrania», con el que inició su arremetida el 24 de febrero.

Jersón es clave. Es el mayor centro de población ocupado por Moscú —alrededor de 300 000 habitantes— desde el inicio de la guerra contra Ucrania, divulgó Kyiv Independent. En redes sociales abundan las imágenes de la evacuación de la ciudad donde sus residentes abordan ferris para cruzar hacia la orilla izquierda del río Dniéper que bordea a la ciudad.

El plan del Kemlin es evacuar a 10000 civiles por día hasta alcanzar la movilización de al menos 60000. «A partir de hoy, todas las estructuras de poder que se encuentran en la ciudad, la administración civil y militar y todos los ministerios, se desplazan también a la orilla izquierda”, indicó Vladimir Saldo, jefe de la administración ocupante rusa, en directo en el canal de televisión estatal Rossiya-24.

En Ucrania protestan y cuestionan la acción. El jefe de la oficina del presidente Volodímir Zelenski, el productor Andrey Yermak, recalca que Rusia organiza un “espectáculo de propaganda” para intentar asustar a los residentes de Jersón.

Bajo presunto engaño

La evacuación de los habitantes de Jersón es una “medida de precaución” según Rusia pero hay dudas al respecto ante las amenazas de un ataque nuclear contra Kiev.

“Nadie va a entregar Jersón, pero para los habitantes tampoco es lo ideal verse en la ciudad en medio de las hostilidades” dijo Saldo antes de puntualizar que “los militares pelearán hasta la muerte”.

Su declaración deja entrever que otros motivos estarían detrás de la medida y el general, Serguéi Surovikin, encargado de las operaciones rusas en Ucrania, lo confirma al admitir que Moscú evalúa “decisiones difíciles” sin profundizar cuáles serían. Sólo dejó claro que “la situación en la zona de la operación militar especial puede describirse como tensa” porque “el enemigo no ceja en sus tentativas de atacar las posiciones de las fuerzas rusas”.

Una versión que el vicegobernador de la región Kirill Stremousov avala al reconocer que una batalla por la ciudad podría comenzar a corto plazo.

Con condiciones
La medida en Jersón es drástica. La evacuación incluye la entrega de una lista con las normas de conducta durante el proceso. Allí se establece qué pertenencias llevar y cómo dejar los inmuebles antes de abandonarlos.

Putin les ofrece ingreso a Rusia y para atraer a los ucranianos que están en las zonas de guerra, apela a decir que su llegada a este territorio será «sin complicaciones migratorias». Mientras tanto, advierte que desde ahora y durante los próximos siete días está prohibida la entrada de civiles a la región.

A esas órdenes se suma la restricción de movilidad impuesta por Putin a los hombres que residen en las áreas ocupadas de los Donetsk, Luhansk, Jersón y Zaporiyia, quienes tampoco podrán trasladarse a zonas de refugio o migrar a otro territorio vecino ante la entrada en vigencia de la ley marcial.

La disposición fue revelada por la agencia de noticias controlada por el estado ruso RIA Novosti. “Entrará en vigor» el 20 de octubre afirma el medio porque “los jefes de las regiones recibirán poderes adicionales para garantizar la seguridad».

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480