Las tropas rusas ocuparon este pequeño enclave rocoso a principios de la guerra, colocando en él sistemas de defensa antiaérea y artillería. Su situación, frente a las costas ucraniana y rumana, con el importante puerto de Odesa a alcance de los disparos, hacen de este enclave un lugar crucial, sobre el que Ucrania ha lanzado últimamente duros contraataques.

Propaganda rusa: «Buena voluntad»

Medios rusos aseguran que sus fuerzas se han retirado sus fuerzas como «medida de buena voluntad«, ya que quieren que Ucrania pueda transportar sus granos de forma natural.

Moscú considera que «la pelota está ahora en el tejado de Ucrania«, que aún no ha despejado la costa del mar Negro de minas, por miedo a un ataque ruso, en particular sobre Odesa.

Por su parte Boris Johnson expresó: «De nuevo Rusia ha tenido que ceder terreno«

Hace poco las fuerzas ucranianas afirmaron haber destruido y hundido otro barco ruso, el remolcador Vasili Bej, cuando intentaba transportar armas y tropas y tropas de refuerzo a la isla. Además la semana pasada efectuaron dos contraataques contra la guarnición rusa en la isla y golpearon sendos complejos de misiles y cañones antiaéreos Pantsir-C1, una estación radar y vehículos militares.

«Si quieren una prueba de la asombrosa capacidad de los ucranianos para luchar, superar la adversidad y repeler a los rusos, miren lo que ha ocurrido hoy mismo en la isla de las Serpientes, donde de nuevo Rusia ha tenido que ceder terreno -ha dicho el primer ministro británico, Boris Johnson-. Al final resultará imposible para Putin sujetar un país que no acepta su Gobierno«.

Una isla simbolica

Como anécdota, diremos que la isla se hizo famosa a principios de la guerra, cuando un guardia fronterizo ucraniano respondió con el dedo medio alzado a la exigencia de rendición del Moskva, el otrora buque insignia ruso, hundido poco después.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480