En otro hecho sin precedentes y de naturaleza criminal, Rusia atacó un centro comercial donde habian aproximadamente 1000 personas en la ciudad de Kremenchuk, causando hasta ahora al menos 13 personas murieron y más de 150 resultaron heridas el lunes en un ataque en esta ciudad en el centro de Ucrania.

En la jornada, diversos puntos del territorio ucraniano han registrado ataques de las tropas invasoras rusas.

Entre tanto, un bombardeo en la ciudad de Járkiv dejó otras 4 personas muertas, mientras la ciudad de Lysychansk, al este, se enfrenta a «daños catastróficos», según denunció el gobernador de Lugansk.

El portavoz de la ONU, Stephane Dujarric, aseguró que el ataque fue «deplorable«, por su parte, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, calificó el impacto del misil como «la última de una serie de atrocidades«.

Desde Alemania, los países del G7 anunciaron su “apoyo ilimitado” al presidente Volodímir Zelenski en una reunión virtual y a puerta cerrada.

Los líderes del G7 dijeron que van a mantener las sanciones contra Rusia y que intensifican la presión internacional en contra del presidente ruso Vladimir Putin.

«Imagínese si permitiéramos que Putin se saliera con la suya con la adquisición violenta de grandes porciones de otro país, territorio soberano e independiente», dijo el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson.

Por otro lado el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, condenó el ataque ruso a un centro comercial en la ciudad de Kremenchuk.

Dijo que el lugar no tenía ningún “valor estratégico» y que “Rusia continúa descargando su impotencia en los civiles comunes. No se puede esperar decencia y humanidad de su parte”, aseguró el mandatario.

Zelenski calificó como injusto el ataque porque estuvo dirigido a la población civil, la cual se encontraba indefensa al momento de los hechos. De igual manera, acusó a Rusia por no permitir que los civiles “tengan una vida normal”.

Un nuevo ataque a civiles en Ucrania. El impacto de un misil ruso a un centro comercial en la ciudad de Kremenchuk, en el centro de Ucrania, dejó un saldo de al menos 13 muertos y 50 heridos, según informaron las autoridades locales.

El alcalde de la ciudad, Vitaliy Maletskiy, dijo por medio de una publicación de Facebook que el ataque sucedió en una zona muy concurrida y que había más de 1.000 personas dentro del centro comercial cuando el misil impactó la estructura.

Con Reuters, EFE y AFP

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480