Varias explosiones registradas este lunes en las bases aéreas de las ciudades rusas de Riazán y Sarátov, a 200 y 860 kilómetros de Moscú, respectivamente, causaron tres muertos y dejaron varios heridos, según informó la agencia TASS. Aunque nadie ha reivindicado formalmente la autoría del ataque, un asesor del Ministerio del Interior Ucraniano, Anton Gerashchenko, dijo que los bombardeos se habían llevado a cabo con «drones baratos», dejando abierta la posibilidad de que Kiev estuviera detrás.

«Otro mito sobre ‘el segundo Ejército del mundo’ [en referencia al ruso] ha sido roto. Un aeródromo con bombarderos estratégicos que pueden portar armas nucleares ha sido atacado con drones baratos. ¿Qué hace la defensa antiaérea rusa?», se preguntó en su perfil de Twitter Gerashchenko, con una ambigüedad que parecía sugerir que se trataba de un sabotaje ucraniano similar al que derribó en octubre parte del puente de Kerch, que une Crimea con Rusia.

Por su parte, el Ministerio de Defensa de Rusia culpó a los ucranianos de los ataques y explicó que se habían interceptado drones en los alrededores de los aeródromos.

Las condiciones meteorológicas de la estación fría introducen un nuevo escenario en la guerra. Cambian las tácticas, la logística y el rendimiento de las armas. Aquí lo explicamos con detalle

Represalias

Después de las explosiones en las bases de Sarátov y Riazán, el Ejército ruso lanzó una nueva oleada de ataques contra Ucrania, aunque el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, anunció que sus defensas antiaéreas habían sido capaces de interceptar la mayoría de los misiles dirigidos contra su país. El alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, pidió a los ciudadanos de la capital que buscaran refugio y comunicó que muchos lo habían encontrado en las estaciones de metro.

Según datos de la Presidencia de Ucrania, dos personas murieron en los ataques y otras resultaron heridas en la región de Zaporiyia, donde varias viviendas fueron destruidas. También se registraron ataques en otras zonas como Odesa, Cherkasi, Járkov, Dnipropetrovsk y Poltava.

Por su parte, el presidente ruso, Vladímir Putin, se desplazó al puente de Kerch, reparado tras el ataque con misiles que sufrió hace dos meses, y condujo por su carretera, como quedó registrado en un vídeo. Se trata de una infraestructura clave para el Kremlin, pues garantiza el suministro de la península anexionada de manera ilegal en 2014 y también el pertrecho de las tropas rusas allí desplegadas.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480