El 27 de abril se celebra el cumpleaños de Herbert Spencer, que merece atención en varios aspectos. Fue un polímata que hizo importantes contribuciones en muchas áreas, incluyendo la teoría política y la filosofía. Alcanzó mayor popularidad que cualquier otro filósofo en lengua inglesa y se cree que es el único filósofo que vendió más de un millón de libros en su vida. En el famoso caso Lochner contra Nueva York del Tribunal Supremo, tanto la opinión mayoritaria como la opinión disidente de Oliver Wendell Holmes se refirieron a él.

También ejerció una fuerte influencia sobre los amantes de la libertad que vinieron después de él. Un ejemplo notable fue Albert Jay Nock, quien, en la introducción a El hombre versus el Estado de Herbert Spencer, escribió:

“Spencer sostenía que las intervenciones del Estado sobre el individuo deberían limitarse a castigar aquellos delitos contra la persona o la propiedad… Más allá de esto, el Estado no debería ir. Todo lo que el Estado puede hacer por el mejor interés de la sociedad… es por medio de estas intervenciones puramente negativas sobre el ciudadano”.

Por eso se pueden trazar conexiones entre Herbert Spencer y Friedrich Hayek, Murray Rothbard, William Graham Sumner, Robert Nozick, Leonard Read y muchos otros que vieron la incomparable importancia de la libertad para una cooperación social efectiva y moral.

Para el cumpleaños de Herbert Spencer, consideré cuál de sus escritos había encontrado más poderoso, y decidí que su ensayo, “Sobre-legislación”, publicado por primera vez en la Westminster Review de julio de 1853, encajaba en el proyecto. Para quienes no hayan leído nunca su obra, o no lo hayan hecho en mucho tiempo, vale la pena leerlo por la habilidad con que diagnostica el zeitgeist político actual, así como el de Inglaterra durante su vida. Como aperitivo, considere la siguiente versión condensada:

  1. “El pensador prudente puede razonar: ‘Si en… los asuntos personales, en los que conocía todas las condiciones del caso, he calculado mal tan a menudo, cuánto más me equivocaré en los asuntos políticos, en los que las condiciones son demasiado numerosas, demasiado extendidas, demasiado complejas, demasiado oscuras para ser comprendidas… Me sorprende la incompetencia de mi intelecto para prescribir para la sociedad’”.
  2. “Hay una gran carencia de esta humildad práctica en nuestra conducta política… mientras cada día es la crónica de un fracaso, cada día reaparece la creencia de que no se necesita más que [una ley] y un plantel de funcionarios para realizar cualquier fin deseado”.
  3. “Si el Estado cumpliera eficientemente con sus incuestionables deberes, habría alguna excusa para este afán de asignarle más deberes. Si no hubiera quejas de su defectuosa administración de justicia… de su papel de tirano donde debería haber sido el protector… si, en resumen, hubiéramos demostrado su eficiencia como juez y defensor… habría algún estímulo para esperar otros beneficios de su mano”.
  4. “O si… el Estado hubiera demostrado ser un agente capaz en algún otro departamento… aunque haya hecho chapuzas en todo lo demás, sin embargo, si en un caso lo hubiera hecho bien… los optimistas habrían tenido una excusa coloreable para esperar el éxito en un nuevo campo”.
  5. “Sin embargo, parece que han leído al revés la parábola de los talentos. No le asignan al agente de probada eficiencia más deberes, sino al agente negligente y torpe. La empresa privada ha hecho mucho, y lo ha hecho bien… Por lo tanto, no confíes en la empresa privada… confía en el Estado. Despreciad al siervo bueno y fiel, y promoved al inútil de un talento a diez”.
  6. “Si el gobierno no cumple con sus verdaderos deberes, es probable que cualquier otro deber que se le encomiende se cumpla aún peor. Proteger a sus súbditos contra la agresión, ya sea individual o nacional, es un asunto directo y tolerablemente simple; regular, directa o indirectamente, las acciones personales de esos súbditos es un asunto infinitamente complicado”.
  7. “Una cosa es asegurar a cada hombre el poder irrestricto de perseguir su propio bien; una cosa muy diferente es perseguir el bien para él. Para hacer lo primero de manera eficiente, el Estado tiene que limitarse a mirar mientras sus ciudadanos actúan; prohibir la injusticia; adjudicar cuando se le pide; y hacer cumplir la restitución de las lesiones. Para hacer lo último eficientemente, debe convertirse en un trabajador omnipresente, debe conocer las necesidades de cada hombre mejor que él mismo, debe, en resumen, poseer un poder y una inteligencia sobrehumanos. Incluso, por lo tanto, si el Estado se hubiera desempeñado bien en su propia esfera, no habría existido una justificación suficiente para extender esa esfera; pero viendo lo mal que ha desempeñado esos simples oficios que no podemos dejar de consignar a él, pequeña es en verdad la probabilidad de que desempeñe bien oficios de naturaleza más complicada”.
  8. “Entre estos organismos creados por la ley y los formados espontáneamente, ¿quién puede dudar entonces? Los de una clase son lentos, estúpidos, extravagantes, inadaptados, corruptos y obstructivos: ¿puede alguien señalar en los otros, vicios que los equilibren? Es cierto que el comercio tiene sus deshonestidades, la especulación sus locuras. Son males que inevitablemente conllevan las imperfecciones existentes en la humanidad. Es igualmente cierto, sin embargo, que estas imperfecciones de la humanidad son compartidas por los funcionarios del Estado; y que al no ser controlados en ellos por la misma disciplina severa, crecen hasta resultados mucho peores”.
  9. “Dada una raza de hombres con cierta propensión a la mala conducta… la cuestión es si una sociedad de estos hombres estará organizada de tal manera que la mala conducta conlleve directamente el castigo, o si estará organizada de tal manera que el castigo sea sólo remotamente contingente a la mala conducta. ¿Cuál será la comunidad más saludable: aquella en la que los agentes que desempeñan mal sus funciones, sufren inmediatamente la retirada del patrocinio público; o aquella en la que tales agentes sólo pueden sufrir a través de un aparato de reuniones, peticiones, cabinas de votación, divisiones parlamentarias, consejos de gabinete y documentos burocráticos? ¿No es una esperanza absurdamente utópica que los hombres se comporten mejor cuando la corrección está lejos y es incierta que cuando está cerca y es inevitable? Sin embargo, esta es la esperanza que la mayoría de los planificadores políticos acarician inconscientemente… lo que se proponen hacer, suponen que los agentes designados lo harán. Que los funcionarios sean dignos de confianza es su primer postulado. Sin duda, si se aseguraran buenos funcionarios, se podría decir mucho a favor del oficialismo; al igual que el despotismo tendría sus ventajas si se asegurara un buen déspota”.
  10. “De ahí, pues, el hecho de que mientras un orden de medios está siempre fallando, empeorando o produciendo más males de los que cura, el otro orden de medios está siempre teniendo éxito, siempre mejorando. Por muy fuerte que parezca al principio, la agencia del Estado decepciona perpetuamente a todo el mundo. Por más insignificantes que sean sus primeras etapas, el esfuerzo privado logra diariamente resultados que asombran al mundo”.
  11. “¿Dónde está, entonces, la justificación de las extensiones constantemente propuestas de la acción legislativa? En una gran clase de casos, las medidas gubernamentales no remedian los males que pretenden… en otra gran clase, empeoran estos males en lugar de remediarlos… en una tercera gran clase, al tiempo que curan algunos males conllevan otros, y a menudo mayores; si… la acción pública es continuamente superada en eficacia por la acción privada; y si… la acción privada se ve obligada a suplir las deficiencias de la acción pública… ¿qué razón hay para desear más administraciones públicas? Los defensores de las mismas pueden reclamar el crédito de la filantropía, pero no el de la sabiduría; a menos que la sabiduría se demuestre despreciando la experiencia”.
  12. “Si los legisladores y sus funcionarios se equivocan tanto allí donde se espera que una buena dosis de inteligencia les conduzca al buen camino, cuán terriblemente se equivocarán allí donde ninguna cantidad de inteligencia les bastaría, donde deben decidir entre un montón de necesidades, corporales, intelectuales y morales, que no admiten comparaciones directas; y cuán desastrosos deben ser los resultados si llevan a cabo sus decisiones erróneas”.

Ojalá celebremos el cumpleaños de Herbert Spencer recordando sus ideas que los gobiernos de todo el mundo parecen no sólo haber olvidado, sino haber retrocedido.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480