Los intentos del régimen chino de frenar la expansión del cristianismo han fracasado, ya que los cristianos se mantienen firmes en su fe. Se calcula que más de cien millones de chinos son cristianos, y las proyecciones sugieren que en 2030 China podría tener hasta 247 millones de cristianos. Sin embargo, en lugar de afirmar el auge del cristianismo, el régimen chino ha redoblado sus esfuerzos para reprimir las misiones cristianas.

En China, la Iglesia es tratada como un brazo más del Estado que debe ser vigilado para garantizar su conformidad con las doctrinas del Partido Comunista. Las «Medidas administrativas para grupos religiosos», instituidas en 2020, obligan a las instituciones religiosas a informar de sus actividades al Partido Comunista y a propagar su mensaje político. Los funcionarios perciben con razón el cristianismo como una fuente de antiautoritarismo y, si no se controla, el crecimiento del cristianismo supondrá una grave amenaza para la legitimidad del Estado chino.

Con su énfasis en la salvación individual y la igualdad, el cristianismo ofrece una alternativa liberal a las rígidas restricciones del régimen comunista. Las iglesias cristianas han desempeñado un papel decisivo en la creación de organizaciones de la sociedad civil que defienden los derechos de los ciudadanos frente a los abusos del régimen. Políticamente, el cristianismo en China ha impulsado el cambio actuando como agente de reforma incluso durante la agitación de la dinastía Qing, como explica G. Tiedemann: «En gran medida, fue la participación misionera protestante la que sirvió de inspiración para la transformación parcial del imperio manchú Qing en el Estado chino».

Intelectuales inspirados por el cristianismo introdujeron nociones como el individualismo, la democracia y el derecho internacional entre una curiosa población china. Dado que el cristianismo ha sido una potente fuente de vitalidad en China durante más de un siglo, tolerar este instrumento de subversión es políticamente insostenible para muchos en el Partido Comunista. Sin embargo, reprimir el cristianismo podría resultar perjudicial a largo plazo, ya que, como veremos, el cristianismo ha desempeñado un papel fundamental en el desarrollo socioeconómico de China.

China sigue beneficiándose de las semillas que plantaron los misioneros en el siglo XIX. Históricamente, China ha estado presidida por regímenes fuertes, pero los misioneros, a pesar de las críticas, lograron establecer instituciones independientes libres de las garras de la intervención estatal. Los misioneros católicos y protestantes se dedicaron a la evangelización, pero su misión en China iba más allá de la conversión de la población local al cristianismo.

Los misioneros también encabezaron un proyecto de modernización en China a través de la educación. En las escuelas de los misioneros se impartía a los niños un plan de estudios moderno y se les educaba en la importancia del régimen y los derechos humanos. Además, el enfoque igualitario de los misioneros dio lugar a una escolarización masiva que favoreció a las mujeres y a los pobres. Curiosamente, la influencia de los misioneros motivó al régimen chino a financiar la educación superior a finales de la década de 1890, mucho después de que los protestantes hubieran construido el Anglo-Chinese College.

Confirmando los efectos positivos del cristianismo en el desarrollo de China entre 1920 y 2000, investigadores de la Universidad de Pekín identifican una asociación positiva entre la intensidad de las actividades cristianas y resultados socioeconómicos como la formación de capital humano y la apertura a la inversión extranjera directa (IED). Como reformadores de la educación, los misioneros cristianos presionaron al régimen chino para que ofreciera cursos de ciencias relevantes y retirara el arcaico sistema confuciano para modernizar la educación. Gracias a estos esfuerzos, China registró un crecimiento exponencial de la educación y, en 1918, funcionaban más de trece mil escuelas cristianas, lo que suponía una sexta parte del total de escuelas del país.

En particular, la enseñanza de la enfermería recibió un gran impulso gracias a las actividades pioneras de los misioneros cristianos. A finales de la década de 1930, la profesión de enfermería contaba con seis mil miembros y formaba a futuros candidatos en escuelas de todo el país. La actividad misionera en China era holística y permitía a los ciudadanos acceder a una nutrición y una atención sanitaria superiores. En 1937, los misioneros habían creado más de trescientos hospitales con más de veinte mil camas, muchos de ellos en zonas rurales, donde atendían gratuitamente a los pobres.

Al mejorar la calidad de la educación accesible a la población local e invertir en infraestructuras sociales, los misioneros alimentaron una clase media urbana en la China del siglo XIX. Un estudio de Ying Bai y James Kai-sing Kung, de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong, demuestra la relación entre la actividad misionera y la urbanización. Tomando como referencia el período 1840-1920, sostienen que, al construir instituciones de enseñanza y hospitales, los misioneros ampliaron el acervo de conocimientos útiles necesarios para sostener el crecimiento económico. También señalan que, en este periodo, el protestantismo influyó en la aparición de empresas industriales sofisticadas en China.

Además, según un estudio de 2015 publicado en la revista China Economic Review, entre las distintas religiones, el cristianismo fue la que más influyó en el crecimiento entre 2001 y 2011. Curiosamente, no se pudieron extraer conclusiones coherentes para otras religiones. Los investigadores sostienen que el cristianismo permite el crecimiento económico al promover costumbres empresariales éticas y dar prioridad a la responsabilidad ante los demás y ante Dios.

Por otra parte, los autores teorizan que la relación entre el cristianismo y la IED es positiva porque históricamente los misioneros cristianos ayudaron a reducir la brecha entre los chinos y el mundo exterior, lo que se tradujo en una mayor apertura a las ideas y empresas extranjeras. Esencialmente, la relación que los misioneros cultivaron entre la población local y los extranjeros tiene un efecto persistente en la capacidad de China para atraer inversiones extranjeras.

Además, los estudios sostienen que los empresarios protestantes están anunciando una nueva revolución moral en China al aprovechar los principios cristianos para gestionar empresas éticamente sólidas. De hecho, las normas éticas más estrictas impuestas a las empresas chinas gracias al cristianismo ayudarán a China a atraer IED.

Invariablemente, el cristianismo compite con el Estado chino y se entrega a los ciudadanos, por lo que, obviamente, su creciente popularidad preocupa a los funcionarios del régimen. Sin embargo, según los datos presentados, es evidente que el cristianismo es una fuerza liberadora en China, y sería conveniente que el Estado chino se hiciera a un lado y permitiera que el cristianismo ayudara a los ciudadanos a prosperar.


Lipton Matthews es investigador, analista de negocios y colaborador de Merion West , The Federalist , American Thinker , Intellectual Takeout, mises.org e Imaginative Conservative.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480