Recientemente, Barry Brownstein escribió un artículo sobre cómo Juego de Tronos actúa como un anuncio del capitalismo. Propuso que la serie es representativa de una Europa feudalista: pobre y económicamente estancada. Si no fuera por la Ilustración y el nacimiento de la libre empresa, el mundo occidental habría seguido siendo así. Siguiendo con este tema, hay otra defensa del capitalismo dentro del programa que aborda directamente el aumento de la popularidad de las teorías centralizadas de gobierno en Occidente.

La serie actúa casi como un experimento mental de lo que ocurre cuando seres humanos imperfectos compiten por el control en un vacío de poder y posteriormente consiguen su objetivo. En Juego de Tronos, vemos que ningún individuo es apto para el Trono de Hierro, la sede del poder absoluto, al igual que ningún individuo o comité es apto para gobernar un gobierno centralizado en el mundo real. La asunción del trono por parte de cada personaje expone un problema político único para el poder centralizado, que tanto el populismo como el socialismo no logran abordar.

El problema del mal

Elige casi cualquier personaje de la serie y el problema de su gobierno es evidente. Empecemos con los ejemplos obvios.

Cuando se coloca en una posición de autoridad, cualquier hombre o mujer está sujeto a las mismas inclinaciones egoístas que nos dirigen a todos

El adolescente Joffrey Baratheon, que durante un tiempo ocupó el trono, era un sádico; exigió a su guardia que cortara la lengua a un hombre por cantar una canción humorística sobre la familia real. Su madre, Cersei Lannister, que se hace con él trono tras la muerte de sus hijos, no es la mejor, ya que hace estallar explosivos para matar a sus rivales, junto con otros cientos de personas. Insta a su hermano, con el que mantiene una relación incestuosa, a empujar a un joven por una ventana hasta casi matarlo. El príncipe Viserys, cuya muerte por regicidio de su padre dejó el vacío de poder, saca su arrogancia de su reclamo al trono y le dice a su hermana que permitiría que todo un ejército abusara de ella si eso significaba que pudiera asumir su legítima herencia.

Estos son tres de los personajes más crueles y perversos de la serie, pero no son caracterizaciones hiperbólicas de tiranos. A lo largo de la historia, cuando los individuos han asumido una posición con poder consolidado, han llevado a cabo genocidios, han asesinado a rivales, han torturado a disidentes, han ideado hambrunas y han censurado medios de comunicación.

Las teorías sobre la naturaleza corruptora del poder son innumerables, pero lo más importante es que los seres humanos son imperfectos. Cuando se le coloca en una posición de autoridad, cualquier hombre o mujer está sujeto a las mismas inclinaciones egoístas y al miedo a perder privilegios que nos dirigen a todos. Estos defectos llevan a la persona media a realizar acciones dudosas en su carrera, pero cuando el poder está centralizado, la capacidad de un tirano para perjudicar a los demás se multiplica. En resumen, los seres humanos son imperfectos y, como mostrarán otros ejemplos, incluso los más virtuosos sucumbirán a su naturaleza.

Jon Snow y el problema de la representación

El Rey del Norte es el protagonista central de la serie y el mejor candidato para gobernar. Sin saberlo, Jon Snow tiene derecho al trono y actúa como el prototipo de héroe de fantasía: noble, hábil luchador y líder natural. Para nuestra analogía, se asemeja a un político ideal. Lucha por las necesidades de su pueblo y, si nos fiamos de sus palabras, rehúye de las perspectivas de su gobierno, sólo lo hace por necesidad.

En su provincia, es un buen señor, capaz de satisfacer la mayoría de las demandas. El castillo es pequeño, su pueblo está disperso y una amenaza inminente sobre su territorio hace que su atención sea evidente. Sin embargo, si gobernara desde el Trono de Hierro, surgirían intereses contrapuestos y, a pesar de su honor, Jon sería incapaz de cumplirlos todos.

Así, al igual que Jon eligió a su familia por encima de su pueblo, los políticos de un sistema centralizado deben privilegiar un grupo o una necesidad por encima de otra.Incluso como señor, sus intereses personales entran en conflicto. Durante una batalla para mantener las tierras robadas, su oponente Ramsey Bolton crea un escenario para poner en oposición las lealtades de Jon hacia su familia y su país. Jon debe elegir entre la muerte de su hermano o una batalla bien organizada. Coaccionado para tomar una decisión precipitada, carga y, de no ser por un deus ex machina en forma de calvario inesperado, habría perdido la batalla.Así, al igual que Jon eligió a su familia por encima de su pueblo, los políticos de un sistema centralizado deben privilegiar un grupo o una necesidad por encima de otra.

Volviendo al mundo real, en “Camino de servidumbre”, Friedrich Hayek escribe que en cualquier sistema centralizado, «las opiniones de alguien tendrán que decidir qué intereses son más importantes». En cualquier estado pequeño en el que la cultura y las opiniones sean coherentes en todo el territorio, como el territorio de Jon, los intereses en conflicto son escasos.

Sin embargo, en la cúspide de un gobierno federal, es imposible satisfacer una demanda sin pisotear otra: las necesidades de las empresas frente a las preocupaciones medioambientales, el equilibrio entre las preferencias educativas de un grupo cultural frente a otro, la asignación de fondos a condiciones preexistentes o experiencias traumáticas. Todas son oposiciones que ningún gobierno podría gestionar por sí solo. Así, al igual que Jon eligió a su familia por encima de su pueblo, los políticos de un sistema centralizado deben privilegiar a un grupo o una necesidad por encima de otra.

Daenerys y el problema de la autoridad

Si Jon es un político ideal, Daenerys Targaryen es una luchadora por la libertad. Sus objetivos son nobles y busca librar a la tierra de la esclavitud. A diferencia de Jon, evita las decisiones precipitadas y rara vez actúa sin consultar primero a sus consejeros. Sin embargo, por muy noble que sea su uso de la fuerza para destruir la esclavitud, su tendencia autoritaria es evidente.

En varias ocasiones a lo largo de la serie, recurre a su pequeña prole de dragones y a su creciente ejército para matar a poderosos esclavistas o a quienes se niegan a doblar la rodilla.

En la obra de Shakespeare “Julio César”, mientras delibera su decisión de asesinar a su gobernante, Bruto se pregunta si «[César] sería coronado / cómo podría cambiar eso su naturaleza». Bruto se preocupa por las acciones de César una vez que se le haya otorgado el poder: el desprecio que podría desarrollar por el pueblo llano, el riesgo de guerra con su gente utilizada como un bien reemplazable, o los impuestos que podría recaudar para aumentar aún más su poder.

Para Dany, la cuestión es qué ocurre cuando se suprime la esclavitud y ella, como Jon Snow, se enfrenta a retos éticamente ambiguos.

Para Dany, la cuestión es qué ocurre cuando se abole la esclavitud y ella, como Jon Snow, se enfrenta a retos éticamente ambiguos. Una y otra vez, en nombre de la libertad, ha quemado vivos a individuos, ha ordenado a su ejército la matanza y ha conquistado tierras. Sin embargo, cuando se enfrenta al asunto comparativamente intrascendente de que Jon Nieve se arrodille ante un trono, ella le recuerda a los dragones de fuera. Antes luchaba por los derechos individuales; en la sala del trono, ante retos más complejos, lucha por mantener su propio poder.

La cuestión para el mundo real es qué ocurre cuando el poder centralizado se enfrenta a asuntos de Estado más pequeños: asuntos de seguros, educación o incluso para quién hacer una tarta. Así, pasando de un problema de representación a uno de fuerza, una vez que se decide de quién son los intereses más importantes, el recurso final de la autoridad es la fuerza.

Eddard Stark

Incluso Ned Stark, cuyo único defecto aparente es su compromiso con el honor, sería incapaz de gobernar. Quizás tendría éxito en un estado pequeño como rey simbólico resignado al arbitraje de la justicia y la guerra; sin embargo, si Stark hubiera intentado gestionar la economía de los Siete Reinos, se habría encontrado fuera de su alcance.

Friedrich Hayek abordó el problema que plantea la complejidad a lo largo de su obra. En su ensayo «El uso del conocimiento en la sociedad», escribe

Es porque cada individuo sabe poco y, en particular, porque rara vez sabemos cuál de nosotros sabe mejor, que confiamos en los esfuerzos independientes y competitivos de muchos para inducir la aparición de lo que queremos cuando lo vemos.

Un solo individuo, o incluso un órgano de gobierno, es incapaz de poseer los conocimientos necesarios para dirigir toda una civilización. No hay un solo sistema de seguros que pueda satisfacer las verdaderas necesidades médicas de una población. No existe un único plan de estudios de secundaria que pueda inspirar e instruir adecuadamente a todos los estudiantes de una nación diversa. No existe un sistema de regulaciones que, aplicado en todo un país, proteja de la manera más eficiente al consumidor, manteniendo al mismo tiempo la libertad de la industria para innovar y producir.

La solución

Hay, pues, tres problemas. Ante los intereses contrapuestos, un gobierno centralizado debe favorecer a uno sobre otro. Una vez tomada la decisión, la fuerza se convierte en la herramienta para lograr el objetivo. Incluso en este escenario poco ideal, cualquier gobierno centralizado sería incapaz de tomar perfectamente todas las decisiones y actuar ante todas las necesidades que se le planteen. Para estos tres problemas, un sistema capitalista ofrece respuestas.

En respuesta a este problema de conocimiento, Hayek da la respuesta en “Camino de Servidumbre”, escribiendo que «los esfuerzos espontáneos e incontrolados de los individuos [son] capaces de producir un orden complejo de actividades económicas». Con la toma de decisiones extendida a cada comprador y vendedor individual, la población puede tomar colectivamente todas las decisiones necesarias para lograr los fines ideales.

En cuanto al uso de la fuerza, a diferencia de Daenerys, cuando el poder se extiende a innumerables productores y compradores, la sociedad comienza a dirigir sus propios objetivos; los individuos pueden votar con sus dólares para mantener una industria o cerrarla, dejando que las industrias respondan a los consumidores.

Los deseos contradictorios de Jon Snow nunca podrán ser satisfechos por un Estado centralizado. Sin embargo, cuando los pequeños órganos de gobierno mantienen el poder, un sistema federalista puede satisfacer con fidelidad las demandas locales, culturalmente coherentes.

Por último, el capitalismo no niega el problema del mal, pero al repartir la autoridad y el poder, ofrece suficientes controles contra él.

Los problemas que plantea cada uno de estos personajes son cuatro: el problema del mal, un problema de intereses contrapuestos, un problema de fuerza y un problema de conocimiento. El populismo y el socialismo son incapaces de resolver los cuatro. Un sistema capitalista de pequeño gobierno sí puede.

Publicado originalmente el 4 de mayo de 2019 por Daniel Buck

 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480