Incluso los enemigos pueden convertirse en amigos cuando rechazamos la violencia y vemos a las personas como realmente son, como individuos. Las tropas británicas y alemanas que en Nochebuena disfrutaron de una noche de alegría en medio de la carnicería de 1914 podían dar fe de ello

«No había ni un átomo de odio en ninguno de los bandos», recuerda Bairnsfather.

La guerra ya llevaba meses en Europa cuando el 7 de diciembre de 1914 el Papa Benedicto lanzó desde Roma un llamamiento a los líderes de Europa: declarar una tregua navideña.

Benedicto vio que la paz era muy necesaria, aunque sólo fuera por un día. Sólo la Primera Batalla de Ypres, librada del 19 de octubre al 22 de noviembre, había causado unas 200.000 bajas (en su mayoría soldados alemanes y franceses, pero también miles de ingleses y belgas). La Primera Batalla del Marne fue aun peor.

Los líderes europeos ignoraron su súplica.

Entonces ocurrió algo milagroso en vísperas de Navidad. Desde la Tierra de Nadie -la zona entre las trincheras de las fuerzas aliadas y las centrales-, las tropas alemanas, en un acto espontáneo, dejaron las armas e invitaron a los soldados ingleses a celebrar la Navidad con ellos. Hoy se recuerda como la Tregua de Navidad.

El dibujante británico Bruce Bairnsfather fue uno de los muchos que narraron el acontecimiento. Bairnsfather, ametrallador del 1er Batallón del Regimiento Real de Warwickshire, estaba temblando en la suciedad de una trinchera de un metro en una noche fría, comiendo galletas rancias y fumando en cadena, cuando oyó un ruido hacia las 10 p.m. Vía History:

«Escuché», recuerda. «Al otro lado del campo, entre las sombras oscuras, oía un murmullo de voces». Se volvió hacia un compañero de trinchera y le dijo: «¿Oyes a los boches [alemanes] armando ese jaleo?». «Sí», respondió. «Llevan tiempo haciéndolo».

Los alemanes cantaban villancicos, pues era Nochebuena. En la oscuridad, algunos soldados británicos empezaron a cantar también. «De repente», recuerda Bairnsfather, «oímos unos gritos confusos desde el otro lado. Todos nos detuvimos a escuchar. El grito volvió». La voz era de un soldado enemigo, que hablaba en inglés con un fuerte acento alemán. Decía: «Venid aquí».

Tras algunas conversaciones de ida y vuelta, las tropas británicas dejaron las armas, salieron de sus trincheras, cruzaron la alambrada y se unieron a los alemanes. Intercambiaron apretones de manos y canciones, mascaron tabaco, bebieron vino y rieron juntos, hombres que ese mismo día habían hecho todo lo posible por matarse unos a otros.

Algunos relatos describen a soldados alemanes y británicos jugando al fútbol en campos improvisados. Otros mencionan a soldados británicos montando barberías y ofreciendo cortes de pelo a cambio de cigarrillos. Lo que todos los relatos tienen en común es un sentimiento general de alegría entre los soldados.

«No había ni un átomo de odio en ninguno de los bandos», recuerda Bairnsfather.

Después, la alegría no fue del agrado de todos. Se dice que algunos jefes militares se enfadaron por la tregua navideña. Pero Bairnsfather sugiere que los propios soldados apreciaron el momento, que tanto necesitaban.

«Para los que participaron, sin duda fue un bienvenido descanso del infierno que habían estado soportando. Cuando la guerra había comenzado apenas seis meses antes, la mayoría de los soldados pensaban que acabaría pronto y estarían en casa con sus familias a tiempo para las vacaciones. La guerra no sólo se alargaría cuatro años más, sino que resultaría ser el conflicto más sangriento jamás vivido hasta entonces».

La Tregua de Navidad siempre me ha parecido conmovedora, y también reveladora. Aunque los dirigentes europeos se odiaban, los alemanes y los ingleses claramente no, al menos una vez que se conocieron.

En aquella noche de Navidad, el nacionalismo que había dividido a los soldados alemanes y británicos se evaporó cuando se encontraron cara a cara, comerciaron, rieron, bebieron y descubrieron su humanidad común.

Hace poco leí Stille Nacht (Noche de paz): La historia de la tregua de Navidad un nuevo libro infantil escrito por Rory Margraf, a mi hijo pequeño. Tenía muchas preguntas, pero sobre todo quería saber por qué los soldados luchaban en ese lugar. (Sospecho que muchos soldados -belgas y alemanes, franceses, ingleses y otros- se preguntaron esto mismo muchas veces durante aquella guerra).

No tenía una buena respuesta para él. Pero he reflexionado sobre el tema desde entonces y creo que la Tregua de Navidad nos da una pista sobre por qué luchamos.

Personas que llevaban semanas y meses disparándose y bombardeándose se encontraron riendo, cantando y comerciando, y lo hicieron porque desafiaron sus órdenes. La triste verdad es que los Estados-nación -que a lo largo de la historia han hecho un magnífico trabajo convenciendo a los seres humanos de que las personas que nunca han conocido son sus enemigos- a menudo no están particularmente interesados en la paz.

«La guerra es la salud del Estado», dijo el escritor radical Randolph Bourne.

La verdad es que hacer la guerra es lo que mejor se le da al gobierno, y los que la hacen y la ganan son los elogiados en los libros de historia. Los perdedores, por supuesto, no lo son; lo que hace que ganar una guerra que ha comenzado sea aún más importante. (También es importante señalar que las personas que declaran las guerras rara vez ven su propia sangre derramada durante ellas).

No quiero simplificar demasiado algo tan serio y terrible como la guerra, pero sí quiero demostrar que hay otro camino. La Tregua de Navidad nos muestra que la paz se consigue rechazando el estatismo y el nacionalismo y el colectivismo en todas sus formas; se gana abrazando nuestra humanidad común y las cosas que nos unen.

Incluso los enemigos acérrimos pueden convertirse en amigos cuando rechazamos la violencia y vemos a las personas como realmente son, como individuos. (Especialmente en Navidad, una fiesta que celebra el nacimiento no de un conquistador, sino de un cordero).

Las tropas británicas y alemanas que en Nochebuena disfrutaron de una noche de alegría en medio de la carnicería de 1914 podían dar fe de ello.

Este artículo fue publicado inicialmente en FEE.org

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480