El filósofo del siglo XIX Joseph de Maistre escribió una vez «Cada nación tiene el gobierno que se merece». Esto es cierto en cierto sentido porque, como escribió más tarde Ludwig von Mises, «la opinión pública es la responsable última de la estructura del gobierno». Las creencias y los valores de un pueblo determinan las instituciones que adopta o acepta.

El socialismo es, como dijo Winston Churchill, «el evangelio de la envidia». Un pueblo afligido por la envidia y el resentimiento gravitará hacia el socialismo.

El psicólogo Jordan B. Peterson discutió la conexión entre la envidia y el socialismo marxista en particular:

«Hay un lado oscuro de esto, que significa que todos los que tienen más que tú lo obtuvieron robándotelo. Y eso apela realmente al elemento caínico del espíritu humano. Todos los que tienen más que yo lo han conseguido de forma corrupta y eso justifica no sólo mi envidia, sino mis acciones para igualar el terreno, por así decirlo, y parecer virtuoso mientras lo hago. Hay una tremenda filosofía del resentimiento que creo que está impulsada ahora por un ethos antihumano muy patológico».

Los socialistas se equivocan al pensar que «nivelar el campo» elevará a los que no tienen nada. Pero incluso si se les desengaña de ese error económico, la envidia puede llevarles a aferrarse al socialismo de todos modos, por un deseo malicioso de perjudicar a los «que tienen».

Como Mises escribió sobre los socialistas:

«El resentimiento actúa cuando uno odia tanto a alguien por sus circunstancias más favorables que está dispuesto a soportar grandes pérdidas con tal de que el odiado también salga perjudicado. Muchos de los que atacan al capitalismo saben muy bien que su situación bajo cualquier otro sistema económico será menos favorable. Sin embargo, con pleno conocimiento de este hecho, abogan por una reforma, por ejemplo, el socialismo, porque esperan que los ricos, a quienes envidian, también sufran bajo él.»

Al igual que la envidia hace avanzar al socialismo, el socialismo estimula la envidia al invitar a las masas a participar en el «saqueo legal» (como decía el economista francés Frédéric Bastiat) de los ricos y acomodados.

2. El fascismo

En el siglo XX, muchos países recurrieron con temor al fascismo para protegerse del comunismo. Muchos de esos países creían que si los comunistas y sus ideas eran reprimidos violentamente, su revolución sería cortada de raíz. El miedo se convirtió en ira, ya que los fascistas anticomunistas reprimieron violentamente cualquier disidencia que pudiera desestabilizar el Estado.

«El gran peligro que amenaza a la política interior desde el lado del fascismo», como escribió Mises, «reside en su completa fe en el poder decisivo de la violencia».

La ira y la violencia del fascismo son, en última instancia, contraproducentes.

«La represión por la fuerza bruta», escribió Mises, «es siempre una confesión de la incapacidad de hacer uso de las mejores armas del intelecto, mejores porque son las únicas que prometen el éxito final». Este es el error fundamental del que adolece el fascismo y que acabará provocando su caída.»

La ira impulsa al fascismo, pero el fascismo también suscita la ira fomentando el tribalismo e invitando a los miembros de la sociedad a utilizar la violencia política para resolver sus diferencias.

El progresismo es seductor para quienes imaginan que pueden «optimizar» a la gente mediante la ingeniería social. Pero, como ilustró Leonard E. Read en su clásico ensayo «Yo, Lápiz«, la sociedad es tan enormemente compleja que esto es una quimera. Para pensar que se puede planificar la sociedad de forma centralizada, hay que creerse con una omnisciencia casi divina. En términos simples, el progresismo es una ideología de orgullo excesivo. Como dijo el senador Ron Johnson:

«La arrogancia de los progresistas liberales es que son mucho más inteligentes y mejores ángeles que los Stalin y los Chavez y los Castro del mundo, y si les damos todo el control, y controlan tu vida, van a hacer un gran trabajo. Pues bien, eso no es cierto».

Los progresistas se equivocan al suponer que saben cómo dirigir la vida de otras personas mejor que esas mismas personas. Incluso si fueran hipotéticamente más inteligentes y más éticos que cualquier miembro del resto de la sociedad, seguirían estando equivocados.

La cantidad de información que cualquier experto puede manejar en un momento dado es infinitesimal en comparación con la suma de información que tienen todos los individuos. Dejar que los individuos cooperen libremente a través del sistema de precios descentraliza el uso del conocimiento y, de hecho, hace que se utilice más información que un sistema de expertos planificado centralmente. Como explicó Friedrich Hayek

«La curiosa tarea de la economía es demostrar a los hombres lo poco que saben realmente sobre lo que imaginan que pueden diseñar. Para la mente ingenua que sólo puede concebir el orden como el producto de una disposición deliberada, puede parecer absurdo que en condiciones complejas el orden, y la adaptación a lo desconocido, puedan lograrse más eficazmente mediante la descentralización de las decisiones y que una división de la autoridad amplíe en realidad la posibilidad del orden general. Sin embargo, esa descentralización conduce en realidad a que se tenga en cuenta más información».

Así, la fe del progresista en el poder tecnocrático proviene de una suprema arrogancia epistémica.

«Es insolente», escribió Mises, «arrogarse el derecho de anular los planes de otras personas y obligarlas a someterse al plan del planificador».

El progresismo no sólo surge de la soberbia, sino que la estimula, porque el poder desmesurado tiende a subirse a la cabeza de la gente.

¿Debemos elegir entre los sistemas políticos aquejados de uno u otro vicio? Afortunadamente no. Hay una alternativa virtuosa: el liberalismo clásico. Mientras que el socialismo, el fascismo y el progresismo están dominados por los «pecados capitales» de la envidia, la ira y la soberbia, el liberalismo clásico encarna las «virtudes capitales» de la caridad, la templanza y la humildad.

Donde el socialismo se basa en la envidia, el liberalismo clásico fomenta la caridad. Los liberales clásicos creen en el intercambio voluntario de bienes y servicios, que proporciona vías para la filantropía. Sólo se puede ser caritativo cuando se puede elegir donar o ayudar a los demás. La caridad forzada no es verdaderamente caritativa, ya que nunca hubo una elección, al igual que regalar algo que no se posee realmente no es un signo de desinterés.

Como escribió Murray Rothbard: «Es fácil ser llamativamente compasivo cuando se obliga a otros a pagar el coste».

Donde el fascismo es iracundo, el liberalismo clásico tiene templanza. Los fascistas ven la disidencia y la diferencia como algo peligroso. Los liberales clásicos ven el debate pacífico y la competencia como la clave del progreso. El liberalismo clásico encarna la templanza en la forma en que defiende los derechos de todos, incluso de los que no son liberales. Bajo el fascismo, la hostilidad violenta hacia las diferencias es la norma; bajo el liberalismo clásico, la cooperación voluntaria pacífica para el beneficio mutuo es la norma.

Donde el progresismo es soberbio, el liberalismo clásico es humilde. El liberalismo clásico es humilde porque no presupone lo que la sociedad debe valorar; asume que todos los individuos tienen objetivos que sólo ellos saben cómo alcanzar. El liberalismo clásico conoce los límites de lo que cualquier individuo puede saber y, en consecuencia, no encuentra ninguna razón para otorgar poder a ningún experto sobre el resto de la sociedad. Como escribió Hayek, «Todas las teorías políticas suponen […] que la mayoría de los individuos son muy ignorantes. Los que abogan por la libertad difieren […] en que incluyen entre los ignorantes tanto a ellos mismos como a los más sabios».

Como dice la Biblia, «la paga del pecado es la muerte». Y, en efecto, las ideologías del socialismo, el fascismo y el progresismo, plagadas de pecado, han producido un asombroso número de muertes. En cambio, las bendiciones de la libertad incluyen, no sólo la paz y la prosperidad, sino el estímulo y la libertad para llevar una vida virtuosa.

Este artículo fue publicado inicialmente en FEE.org

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480