Un juez federal argentino, convocó a una mesa de trabajo entre distintas fuerzas de seguridad para que trabajen, con la colaboración del Buró Federal de Investigaciones de los Estados Unidos (FBI).

Esta mencionada mesa se encargará del análisis de los elementos electrónicos y la documentación secuestrada en el caso en el que se investigan irregularidades alrededor de la llegada del avión de la firma venezolana Emtrasur a la Argentina el pasado 6 de junio.

En tanto, se dispuso que dicha «mesa de trabajo» se reúna bajo la supervisión de la parte querellante de este expediente, la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (Daia), informaron a dicho medio fuentes que están al tanto de la investigación judicial.

Asimismo, se precisó que la convocatoria alcanza al Departamento Unidad de Investigación Antiterrorista (Duia) de la Policía Federal Argentina, a la Gendarmería Nacional Argentina, a la sección de Investigaciones Especiales de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires y a la Dirección Nacional de Investigación Criminal del ministerio de Seguridad de la Nación, que se reunirán con miembros del juzgado de Villena y la fiscalía que encabeza Cecilia Incardona.

Vale recordar, que el Gobierno argentino inmovilizó en Ezeiza al avión venezolano sancionado por los Estados Unidos y les retuvo el pasaporte a cinco tripulantes iraníes, según confirmaron el sábado 11 de junio fuentes oficiales.

El Gobierno inmovilizó en Ezeiza un avión venezolano sancionado por Estados Unidos y les retuvo el pasaporte a cinco tripulantes iraníes”, tuiteó el pasado sábado el ministro de Seguridad argentino, Aníbal Fernández.

El hecho se dio a conocer a partir de un pedido de informes al Poder Ejecutivo que presentó el diputado Gerardo Milman, de la principal coalición opositora Juntos por el Cambio, al que tuvo acceso la agencia de noticias EFE.

Según el diputado, se trata de un avión Boeing, que era propiedad de la empresa iraní Mahan Air, sancionada por los Estados Unidos.

En enero pasado, la propiedad de la aeronave habría sido transferida a Emtrasur Cargo, filial de la empresa estatal venezolana Conviasa, también sancionada por la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Tesoro de los Estados Unidos.

En el Boeing 747-300M, ahora de bandera venezolana, se movilizaba a cinco ciudadanos iraníes, según advirtieron organismos de inteligencia externos.

«Con posterioridad al ingreso (a Argentina) se recibe información de organismos extranjeros que advertían acerca de la pertenencia de parte de la tripulación a empresas relacionadas con la Guardia Revolucionaria de Irán», señaló Fernández.

El ministro de Seguridad asegura que Gholamreza Ghasemi, el piloto de la aeronave, coincide con el de un miembro de la llamada Guardia Revolucionaria Iraní, grupo calificado como terrorista por Estados Unidos.

Precisó, que los otros iraníes retenidos, son: Mohammad Khosraviaragh, Mahdi Mouseli, Saeid Vali Zadeh y Abdolbaset Mohammadi.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480