Después de que el anestesiólogo Giovanni Quintella Bezerra fuera detenido tras ser descubierto por sus propios compañeros de quirófano cuando abusaba sexualmente de una paciente durante una cesárea, algunas de sus presuntas víctimas ofrecieron declaraciones a medios de comunicación en Brasil.

Las autoridades se encuentran investigando el rastro de sus anteriores cargos laborales, ya que se conoce que trabajó en al menos diez hospitales de Brasil. Por el momento, se habla de otras cinco víctimas de sus abusos.

Una de las mujeres atendidas por Quintella Bezerra aseguró que, luego de pasar el efecto de la anestesia, sintió un “mal sabor de boca”, contó su madre en entrevista a TV Globo el pasado domingo.

La mujer, una de las tres que atendió el sanitario el pasado 10 de julio, comenzó el trabajo de parto a la 1 de la tarde. No obstante, su esposo no pudo verla hasta las 7 de la noche. La madre de la víctima afirmó que denunció “cosas raras” tras la intervención quirúrgica.

Además, la joven madre aseguró que recibió unas dosis mucho más fuerte de anestesia que lo usual, así como sucedió con el caso por el que fue arrestado Quintella Bezerra.

«No pude hablar más, porque en cuanto se fue, yo estaba cada vez más suave, más sedada. Dijo que me iba a poner anestesia general. Lo tomé y no podía recordar nada más. Me desmayé”, contó otra mujer que presuntamente también fue víctima del hombre.

Otra mujer señaló que el día que vio a Quintella Bezerra se le cayó su bata y el médico se quedó observando su cuerpo. “Se dio cuenta de que el anestesista le había mirado los senos y luego le preguntó si tenía frío”, dijo, según el registro policial.

En un video grabado de forma oculta por el celular de una de las enfermeras, se registró el momento en el que el hombre se ubica en el quirófano “delante del cuello y la cabeza del paciente, obstruyendo el campo de visión de cualquiera” para abusar de la mujer durante diez minutos, según denunciaron.

Después, las imágenes muestran cómo Quintella Bezerra toma gasas y limpia la boca de la mujer para tratar de eliminar los rastros. Todo ello sucedía mientras los cirujanos practicaban la cesárea y la paciencia estaba sedada en el Hospital de la Mujer Heloneida Studart, en Brasil.

Por esa grabación, el anestesiólogo fue detenido el 11 de julio en Río de Janeiro.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480