El niño Gabriel Esteban Cubillos Rodríguez fue asesinado el pasado domingo por su padre, quien lo buscó en Bogotá, Colombia, con la excusa de llevarlo a comer helados pues no convivían juntos.

Antes de salir, el padre dejó en el baño una memoria USB y varias horas después de llevarse al menor se comunicó con su ex esposa para decirle que revisara el contenido del pendrive donde le informaba sobre su intención de quitarle la vida a su hijo y posteriormente suicidarse para que ella pudiera comenzar una nueva vida.

A las 4:07 de la madrugada, el padre envió una fotografía a la madre donde le mostraba el cuerpo del menor con un mensaje que decía: «Hora de fallecimiento 3:55am. Asfixia mecánica, no sufrió. Ahora sí puedes disfrutar sola con Edilson y Wesly, sin Tricitico y mucho menos yo. Felicidades».

La madre llevó las pruebas ante las autoridades para interponer la denuncia y se activaron los organismos de búsqueda que rastrearon el celular del padre hasta Melgar, Tolima.

Además, la fotografía del cadáver dejó ver un logo en una almohada que los llevó hasta un hotel, donde al revisar las cámaras de seguridad constataron que el hombre salió antes de las 6:00 de la mañana del lugar, sin equipaje. Al revisar el lugar encontraron la escena del crimen.

Más tarde lograron capturar al hombre, responsable de acabar con la vida de su pequeño hijo.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480