La vida de Diego Luciani, el fiscal responsable por la condena a Cristina Kirchner, no es la misma. Ya cuando supo que se iba a tener que desempeñar en la causa Vialidad, el funcionario judicial se preparó para lo que sería el juicio más importante de su carrera. Realizó un doctorado en España, especializándose en corrupción del Estado y aterrizó con pie firme en el proceso judicial que lo puso en el ojo de la tormenta. Sin embargo, las presiones que recibió le mostraron que nadie está listo para sufrir los embates más duros del poder. Recordemos que, en una entrevista televisiva, el presidente Alberto Fernández le deseó al fiscal no terminar como el fallecido Alberto Nisman.

Luego de tanta insistencia desde los sectores kirchneristas más duros de “hacer algo” (sin ninguna precisión al respecto) para “defender” a CFK llegó el primer incidente que, lamentablemente, lo más probable es que no sea el último. En un restaurante de Mar del Plata este fin de semana, una mujer increpó duramente a Luciani, que estaba cenando junto a un grupo de amigos.

“Me das asco, que ganas de vomitar”, comenzó a gritarle una mujer desde otra mesa, que estaba comiendo junto al encuestador kirchnerista Artemio López. Como esta persona continuaba con sus agravios, el fiscal y su grupo de amigos pidieron la cuenta, aunque recién iban por la entrada y todavía no habían cenado. Luego de pagar, mientras se retiraban del lugar, un amigo de Luciani tuvo que interceder, ya que la mujer que lo había estado insultando trató de agredirlo físicamente. “La historia te va a condenar”, le gritó esta persona al fiscal, parafraseando a Kirchner. En ese momento, Luciani decidió responderle y le dijo “a ustedes la va a condenar”. Varios testigos de la incómoda escena aseguraron que la mayoría de los comensales comenzó a aplaudir al fiscal de la causa Vialidad mientras dejaba el establecimiento.

Desde la oposición las reacciones no tardaron en llegar. Fiel a su estilo, el diputado José Luis Espert respaldó a Luciani y calificó de “simios drogados” a los agresores. Por su parte, Ricardo López Murphy advirtió que mientras gobiernen los condenados, “ser enemigo de la impunidad es un riesgo”. El economista liberal también solicitó que se garantice la protección para el fiscal que acusó a CFK. “Basta de patota. Mi solidaridad con el fiscal Diego Luciani. Exigimos al gobierno que frene la locura de perseguir políticos, jueces y periodistas. Nuestras vidas no pueden correr riesgo por la irracionalidad y fanatismo de una facción”, señaló el diputado del PRO, Waldo Wolff.

Aunque desde el kirchnerismo se insiste permanentemente con la necesidad de terminar con las agresiones y los llamados «discursos de odio» luego del atentado a CFK, ningún referente del oficialismo se expresó al respecto de lo sucedido el fin de semana en Mar del Plata.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480