Como respuesta a las detenciones de las mujeres que las organizaciones mapuches dejaron en las propiedades ocupadas en Río Negro, la agrupación Resistencia Ancestral Mapuche cometió un nuevo atentado. Ya no hay ninguna duda de que las organizaciones que reivindican la supuesta lucha de los “pueblos originarios” representan una amenaza terrorista para la Argentina.

Hace varias décadas que el país no sufría del accionar de grupos guerrilleros con esta trascendencia. Sin embargo, la complicidad del kirchnerismo con las organizaciones mapuches sumergen a la nación en un conflicto, que debería ser tratada de otra manera. En lugar de hacer cumplir la Constitución, el presidente Alberto Fernández se reunió con los grupos subversivos en nombre del «diálogo». Es insólito, ya que los supuestos mapuches no solo no reconocen la soberanía argentina, sino que desconocen su autoridad y representación.

El último ataque, que ya debe ser catalogado como de una acción terrorista, tuvo lugar esta madrugada en Villa la Angostura. Cuatro delincuentes abordaron a un cuidador que se desempeñaba en la zona y prendieron fuego a cuatro maquinarias viales y un tráiler que funcionaba en la construcción de una ruta en la provincia de Neuquén.

En el lugar apareció un escrito donde el grupo Resistencia Ancestral Mapuche se hacía cargo del ataque. En el texto se lee: “Fuera capitalistas”, “Resistencia armada para la reconstrucción nacional”, “Libertad o muerte” y el pedido de liberación de las detenidas en los operativos de Villa Mascardi.

Los bomberos tuvieron que trabajar intensamente por más de una hora para apagar el fuego. Afortunadamente, el cuidador que fue sorprendido por los mapuches resultó ileso, pero tuvo que escapar del sitio para preservar su integridad física.

Adrián de Lilo es el fiscal que entiende la causa y por estas horas trabaja junto al personal de la Comisaría 28 de Villa la Angostura. En estos momentos, efectivos policiales y judiciales se encuentran recolectando evidencia y elementos en el lugar, con el fin de dar con las identidades de los atacantes. La empresa dueña de la maquinaria incendiada es Covevial y ya hizo las denuncias pertinentes sobre el material dañado.

La semana pasada, luego de los desalojos de las ocupaciones en Villa Mascardi, otra agrupación mapuche atentó contra dos máquinas viales que se encontraban en las inmediaciones de Bariloche. Los aparatos se utilizaban para la liberación de caminos y el despeje de la nieve. Al igual que anoche, apareció un texto de reivindicación del ataque, solicitando la liberación de las mujeres del grupo autodenominado “lof Lafken Winkul Mapu”.

Fuente: PanamPost

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480