El Presidente de Ecuador Guillermo Lasso le ganó la pulseada al chavista Rafael Correa en la iniciativa parlamentaria de la correísta Unión por la Esperanza (UNES) para destituir al presidente que no consiguió su propósito, pese a la férrea presión aplicada en los últimos días en medio del Paro Nacional.

La bancada de los extremistas de izquierda, compuesta por 47 congresistas, contó con el apoyo insuficiente de la mayoría de los asambleístas quienes prefirieron mantener al Lasso en el cargo para el cual fue elegido democráticamente.

Los nervios de última hora salpicaron los momentos previos a la votación. Lasso esperó de forma paciente en su búnker del Palacio de Carondelet, rodeado de su equipo más cercano y con la convicción de que tenía ganada la votación. También aprovechó el último receso en la sesión para hacer un llamamiento a “la responsabilidad con el país” de los asambleístas.

Pulseada con Correa

Mientras tanto, Correa apretaba las tuercas: “Ya no sea ridículo. Por su engreimiento, cobardía e incapacidad tiene al borde de la guerra civil. Gradúese de demócrata, vamos a elecciones y no siga llenándose las manos de sangre”, inquirió el exmandatario, que viajó desde su refugio en Bélgica hasta Honduras para festejar un aniversario con Mel Zelaya, el hombre fuerte del gobierno de Xiomara Castro.

El también lamentable asesor del dictador Nicolás Maduro se jugaba mucho en este proceso, casi tanto como el presidente, ya que la destitución parlamentaria sólo se puede realizar una vez cada legislatura y al ser prófugo de la justicia ecuatoriana con lo cual tiene pendiente una condena a ocho años de cárcel por corrupción. El pedido de extradición realizado por la Fiscalía ya está en manos, junto a los archivos del juicio, de las autoridades belgas, por lo cual se espera que sea llevado ante la justicia para que sea juzgado por corrupción.

El futuro inmediato de Lasso dependía del PSC, aliado en la campaña electoral que pasó a la oposición nada más iniciarse la legislatura hace poco más de un año. Sus diputados, quienes han pactado y coqueteado con el correísmo pese a sus profundas diferencias ideológicas, se mantuvieron firmes ante las amenazas y la compra de votos que han escandalizado al país durante 72 horas. Al final, exigieron al gobierno “inmediatas rectificaciones”.

Algo parecido ocurrió con los congresistas de ID: “Nuestro voto es por Ecuador, no por Guillermo Lasso. Estaremos atentos a que se cumpla con los derechos de los ciudadanos”.

Hasta ahora Guillermo Lasso resultó vencedor de este golpe parlamentario que el chavista Correa le quería propiciar.

 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480