Si uno lee las propuestas del partido Vente Venezuela en su web puede encontrar que este partido liderado por María Corina Machado defiende los valores de la libertad individual, la economía de mercado, la propiedad privada, la familia, la meritocracia, entre otras posturas que podrían colocarla como un movimiento de derecha liberal, sin embargo el partido de Machado consta de muy poco apoyo institucional por parte de la oposición venezolana.

No es un secreto que la oposición venezolana encabezada por los partidos tradicionales socialdemócratas han fracasado rotundamente en derrotar a la dictadura venezolana en cualquier escenario, lo que ha levantado las sospechas de que no son una real oposición sino mas bien un grupo de colaboracionistas que se benefician de este ida y vuelta.

El ultimo fiasco que representó la «presidencia interina» de Juan Guaidó terminó por dilapidar el capital político de esta oposición que acabó por tener el mismo nivel de rechazo que la dictadura chavista.

Dentro de toda esta dinámica de colaboracionismo y dictadura surge un liderazgo distinto al que nos tiene acostumbrado la oposición venezolana, que es la de María Corina Machado, que no es una novata ni una desconocida en Venezuela.  Todos la recuerdan por haber sido la única diputada en aquel momento en llamar ladrón en su cara al mismísimo Hugo Chávez.

 

 

Pero al punto que queremos llegar, es que a pesar de ser una de las aspirantes con mayor crecimiento en las encuestas aún los actores tradicionales de la política la quieren invisibilizar y evitan que sea postulada por la oposición.

Las encuestas demuestran que desde el 2018 Machado cuenta con el mayor porcentaje de aceptación entre los venezolanas de manera holgada que podría traducirse en un nuevo liderazgo en el país si los partidos de oposición se unieran en torno a ella.

La mezquindad y los cálculos acaban con la oposición

Desde que se ha planteado la unidad dentro de la oposición Machado se ha unido a todos los intentos del resto de los partidos, pero cuando ella se perfila como la líder mas capacitada para enfrentar a la dictadura madurista, al parecer los demás no quieren hacer lo que ella hizo.

Desde el seno de los partido socialdemócratas intentan buscar mecanismos para que el candidato enfrentarse al chavismo en 2024 sea uno de ellos dejando por fuera a la líder de Vente Venezuela.

Una de las razones que argumentan es que ella es muy «radical y extremista» cuando sus ´posiciones son totalmente liberales, pero es lógico que piensen eso cuando desde su perspectiva socialista todo lo que no sea izquierdista les parece extremo.

 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480