El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, aseguró este jueves que esta nación centroamericana vivirá su primera Navidad en paz gracias a su «guerra» contra las pandillas, que ha llevado a prisión a más de 60.000 sospechosos.

«Esta es la primera vez que los salvadoreños estamos disfrutando una Navidad con una verdadera paz. La paz ya no es un sueño lejano o una palabra vacía, ahora es una realidad», aseguró el mandatario en un breve mensaje que difundió en Twitter junto a su esposa Gabriela y su pequeña hija Layla.

Policías fuertemente armados vigilan las calles del centro de San Salvador, El Salvador, el domingo 27 de marzo de 2022. El Congreso de El Salvador accedió al pedido del presidente Nayib Bukele de declarar el estado de emergencia, en medio de una ola de asesinatos relacionados con pandillas durante el fin de semana.

El mandatario abogó para que en el futuro haya «muchas navidades» que se celebren «con seguridad, libertad y paz».

Antes de la guerra civil (1980-1992), los salvadoreños pasaban la Navidad en un ambiente de tranquilidad.

Al terminar el conflicto armado, en 1992, tras la firma de acuerdos de paz entre el gobierno y la guerrilla, la delincuencia local se vio fortalecida con la llegada de pandilleros deportados de Estados Unidos.

Hace una semana Bukele aseguró que El Salvador pasó de ser el país más peligroso del mundo al «más seguro de América Latina», gracias a la «guerra» contra las pandillas, que cumplió nueve meses.

En 2017 El Salvador registraba 60 homicidios por cada 100.000 habitantes, una tendencia que disminuyó en forma progresiva hasta cerrar 2021 con una tasa de 17,6 por 100.000.

La proyección del ministro de Justicia y Seguridad, Gustavo Villatoro, es que el año en curso culminará con ocho homicidios por cada 100.000 habitantes.

Bukele instauró un régimen de excepción el 31 de marzo en respuesta a una escalada homicida de las pandillas, que en dos días, entre el 25 y el 27 de marzo, costó la vida a 87 personas. Las pandillas controlaban el 80% del territorio.

Cuestionado por organismos humanitarios internacionales, el régimen de excepción, que se mantendrá hasta enero, permite detenciones sin orden judicial.

Hasta marzo había en las cárceles del país unos 16.000 presuntos pandilleros detenidos. Actualmente suman 60.452.

Una reciente encuesta del diario La Prensa Gráfica reveló que el 87,8% de los salvadoreños aprueba la gestión del presidente, y destacó que la «punta de popularidad» se debe a su política de seguridad.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480