El domingo 30 de octubre se realizará la segunda vuelta presidencial en Brasil en medio de una tensión política tras los resultados estrechos del pasado 2 de este mes, cuando el candidato de izquierda y expresidente Luiz Inácio Lula Da Silva obtuvo el 48 % de los votos, mientras que el actual mandatario Jair Bolsonaro logró el 43 %.

Y aunque las encuestadoras le daban un margen más amplio al exmandatario y exlíder sindical, que incluso le vaticinaban un triunfo en la primera vuelta, no solo no le alcanzó para alcanzar un triunfo contundente, sino que a la luz de los nuevos sondeos entre la opinión pública la disputa se estrecha aún más.

En la pasada jornada electoral, Bolsonaro no solo sorprendió, que también fue elegido nuevo Congreso brasileño, inclinado aún más hacia la derecha, lo podría hacerle la vida difícil a un eventual tercer gobierno del izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva, o dar más tranquilidad al actual mandatario si gana la reelección.

De hecho, su colectividad, el Partido Liberal (PL) será la principal fuerza en ambas cámaras del Congreso cuando se instale la nueva legislatura en febrero.

Un ambiente lleno de insultos entre Lula y Bolsonaro a semanas de la segunda vuelta

El PL tendrá la mayor bancada en la Cámara de Diputados desde 1998, con 99 de los 513 escaños (23 más que en la actualidad). Con el PP y Republicanos, partidos que apoyan a Bolsonaro, sumarían casi 190 diputados.

En el Senado, de 81 asientos, el PL aumentó seis escaños hasta 13, y en total los partidos de derecha controlarán el 53 %.

“Es un Congreso conservador, liberal”, destacó el actual presidente de la Cámara Baja, Arthur Lira (PP), que dio su respaldo a Bolsonaro para la segunda vuelta.

En medio de ese panorama se conocieron los resultados de varias encuestas ad portas de la segunda vuelta. En dos de ellas dan como triunfador a Lula Da Silva y una tercera un empate.

El sondeo adelantado por The Economist da un empate del 50 % para Bolsonaro y Lula en la segunda vuelta del 30 de octubre.

Previo a la primera vuelta (28 de septiembre) publicó una encuesta en la que Lula tenía el 57 % y Bolsonaro el 43 %. y, cuatro días después de la primera vuelta, el 6 de octubre, Lula tendría el 53 % y Bolsonaro el 47 %.

Entre tanto, la encuestadora Ipec publicó el pasado miércoles otro sondeo que ubicaba al exlíder sindical, de 76 años, con 55 % y el actual mandatario, de 67 años, con 45 %.

Finalmente, un sondeo del Instituto Datafolha, revelado el anterior viernes, reveló que Lula marcha adelante en el balotaje con 53 % de los votos válidos frente a 47 % de Bolsonaro.

Si Bolsonaro es reelecto, expertos anticipan que tendrá más facilidades para gobernar.

“El Congreso está pacificado, con esa gran mayoría nuestra que permite aprobar con mucha agilidad las propuestas” de ley, aseguró el jefe de Estado.

El actual mandatario también celebró un parlamento “más enfocado en la defensa de la familia” que “no quiere discutir el aborto o la ideología de género”, en referencia a la diversidad sexual y de género.

El ultraderechista podrá además nombrar dos jueces en la corte suprema en 2023, proceso que pasará por un Senado ahora más favorable al mandatario.

La Cámara Alta también puede destituir magistrados del máximo tribunal, donde reposan varios procesos que comprometen a Bolsonaro.

“El mayor riesgo para la democracia en un segundo gobierno de Bolsonaro sería su capacidad creciente de ejercer presión sobre el sistema judicial”, afirmó el profesor de Relaciones Internacionales de la Fundación Getulio Vargas (FGV) Oliver Stuenkel.

Pero aunque pierda la segunda vuelta, con el nuevo Congreso Bolsonaro “tiene todas las posibilidades de ser protegido” de una eventual medida de la justicia, que ha puesto un ojo en los negocios de su familia, afirmó la investigadora en comunicación política y opinión pública de la Universidad del Estado de Río de Janeiro, Carolina Botelho.

La experta señaló que con un gobierno de Lula la mayoría de los grupos de derecha tenderán a buscar el diálogo.

“Los estridentes y radicales (…) no tienen un partido de masas organizado para presionar al ejecutivo”, puntualizó.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480