Junto a los líderes de la derecha Bezalel Smotrich, Itamar Ben Gvir y Aryeh Deri, el histórico premier israelí vuelve con un gabinete hecho a medida.

El histórico político israelí, Benjamin Netanyahu, asumió este jueves su tercer periodo como Primer Ministro del único Estado judío del mundo. Ya había gobernado tres años entre 1996 y 1999, y luego mandato de doce años entre 2009 y 2021.

Sin embargo, en las anteriores coaliciones de gobierno, Netanyahu había tenido que moderarse para conseguir aliados y siempre gobernó con una agenda más de centro-derecha moderada. Esto cambió tras las elecciones de noviembre, y ahora regresa con los ultra-derechistas Bezalel Smotrich, Itamar Ben Gvir y Aryeh Deri como sus más importantes aliados.

En su discurso ante la Knesset (Parlamento), Netanyahu dijo eta tarde que las tres principales tareas asignadas a su gobierno serán: “Frustrar los esfuerzos de Irán para obtener armas nucleares; desarrollar la infraestructura del país, incluida la puesta en marcha de un tren bala; y firmar más acuerdos de paz con las naciones árabes“.

En síntesis, retomará la agenda que tenía en 2020, aunque en aquél entonces tenía un importante aliado en la Casa Blanca, Donald Trump, que ya no lo tiene. En cambio, se encuentra con un Joe Biden que ha expresado su intención de firmar un acuerdo nuclear con Irán, y socavar los acuerdos de Abraham que firmaron Trump y Netanyahu con los Emiratos Árabes y Bahréin.

Los miembros del partido Likud de Netanyahu ocuparán algunos de los puestos más importantes del gabinete, incluido el Ministerio de Relaciones Exteriores, de Defensa y de Justicia, pero las figuras del Sionismo Religioso tendrán puestos claves en el gobierno.

Itamar Ben Gvir, líder del partido de derecha conservadora Poder Judío, asumió como Ministro de Seguridad Nacional, una cartera que amplía el histórico ministerio de Seguridad Pública, supervisando no solo la policía en Israel si no también las actividades policiales en Judea y Samaria, y se hace cargo de la policía fronteriza.

Bezalel Smotrich, líder del partido de derecha conservadora Sionismo Religioso, ha sido nombrado como Ministro de Hacienda y Finanzas, y también se le ha dado poder para nombrar al Jefe de la Coordinadora de Actividades Gubernamentales en los Territorios (COGAT), una unidad militar israelí que se ocupa de los cruces de la frontera.

Junto a su gran aliado Ben Gvir, ambos líderes de la ultra-derecha pasarán a tener control total de la política fronteriza, algo que vienen pidiendo desde hace años.

Por último, Aryeh Deri, líder del partido ortodoxo sefardí Shas, asumió simultáneamente como Ministro del Interior y Ministro de Salud. En su primer cargo, tendrá control de la integración regional y las relaciones con las comunidades locales, donde podrá defender a la comunidad ortodoxa, una promesa de campaña. En anteriores gobiernos de Netanyahu, Deri ya había cumplido este rol.

Pero lo más interesante viene en su cargo como jefe de la cartera de salud, en donde tendrá a cargo diagramar la política de respuesta a la pandemia. Si bien en el pasado Deri se había expresado en favor de las restricciones sanitarias, en la última campaña fue muy crítico con las medidas excesivas del gobierno de Naftali Bennett y Yair Lapid, y prometió una flexibilización de la política anti-COVID.

Fuente: La Derecha Diario

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480