Investigadores japoneses llegaron a la conclusión de que la falta de deseo sexual podría ser indicadora de problemas de salud subyacentes, lo que pronosticaría una muerte prematura en aquellas personas con una libido baja.

El estudio fue realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Yamagata en Japón y fue publicado en la revista científica PLOS ONE. Para la investigación se analizaron los datos médicos de 20.969 personas (8.558 hombres y 12.411 mujeres mayores de 40 años) durante más de una década, a quienes les realizaban un cuestionario para evaluar su interés sexual. El objetivo era determinar la relación entre la libido y la mortalidad por «todas las causas», incluidas las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.

Los resultados indicaron que los hombres con un deseo sexual bajo tienen casi el doble de posibilidades de sufrir una muerte prematura. «Se sugiere que la falta de interés sexual es un factor de riesgo de mortalidad por todas las causas en hombres japoneses mayores de 40 años», explicaron en el estudio.

Para asegurarse de que la relación fuera certera, los investigadores tuvieron en cuenta factores como edad, hipertensión, diabetes, tabaquismo, alcoholismo, educación, estado civil, angustia psicológica, entre otros. Sin embargo, sostuvieron que la relación entre una alta mortalidad y una libido baja podría existir. «El riesgo de mortalidad por todas las causas era significativamente mayor entre los hombres que carecían de interés sexual que los hombres que tenían interés sexual», detallaron.

En esa línea, los resultados mostraron que los hombres mayores de 40 años con un deseo sexual bajo tenían más probabilidades de que aumente la mortalidad del cáncer, así como de fallecer por todas las causas de mortalidad. Sin embargo, no hubo efectos estadísticos que demuestren que aumenta la mortalidad cardiovascular.

Durante el seguimiento perecieron 503 sujetos: 67 por enfermedades cardiovasculares y 162 por cáncer. Al analizar la relación entre una libido baja y la incidencia de eventos cardiovasculares y cáncer, los investigadores afirmaron que «no encontramos asociaciones estadísticamente significativas».

El estudio no encontró relación entre un bajo deseo sexual y un incremento de mortalidad cardiovascular.
En comparación con los hombres que presentaban deseo sexual, aquellos que no tenían libido «incluían porcentajes significativamente más altos que actualmente fumaban, bebían en el pasado, estaban psicológicamente angustiados, se reían con relativa poca frecuencia y tenían un nivel educativo más bajo». Además, la tasa de diabetes fue mayor en este grupo.

En cuanto a las mujeres, los investigadores no hallaron ninguna relación entre su libido baja y la mortalidad, aunque sí descubrieron que un deseo sexual bajo es más habitual en mujeres que en hombres.

Las limitaciones del estudio

Esta investigación es pionera en analizar la relación entre el deseo sexual y la mortalidad. Al tratarse de un estudio observacional, no se pueden considerar con certeza la causalidad. Además, detallaron que «desconocen exactamente cómo la falta de interés sexual afecta la salud y la longevidad».

Sin embargo, sostuvieron que esta falta de deseo sexual podría estar relacionada con «estilos de vida poco saludables». En esa línea, afirmaron que «si asumimos que el interés sexual está relacionado con factores psicológicos positivos, la ausencia de interés podría afectar a una serie de respuestas inflamatorias, neuroendocrinas e inmunitarias».

«Mi villano favorito»: un estudio demostró que los humanos están programados para ver lo bueno en los malos

Sumado a esto, los científicos advirtieron de la posibilidad de que hayan sido víctimas de «algún grado de sesgo» al elegir los sujetos para estudiar, lo que imposibilitaría generalizar los datos. Por ejemplo, solo participaron alrededor de 200 personas de la comunidad LGBT+ y se excluyeron a todas los individuos menores de 40 años, lo que imposibilita conocer si esta relación entre libido y mortalidad aplica solo para aquellos con un bajo deseo sexual reciente o si también alcanza a quienes se caracterizaron por tener un interés sexual bajo durante toda su vida.

A pesar de las limitaciones, los investigadores sostuvieron que «los hallazgos de este estudio respaldan la idea de que mantener el interés sexual tiene efectos positivos sobre la longevidad, especialmente en los hombres».

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480