El pasado 2 de diciembre, el periodista y escritor Matt Taibbi, eligió la frase “Twitter Files” para bautizar las revelaciones sobre lo sucedido con la historia de la computadora de Hunter Biden en 2020. En un extenso hilo, que ya acumula millones de “me gusta”, publicó cómo se llegó a censurar lo ocurrido, interfiriendo directamente en las elecciones presidenciales que enfrentaron a Donald Trump y a Joe Biden.

Desde el inicio, Taibbi aclaró que todo lo publicado está basado en “miles de documentos internos obtenidos por fuentes de Twitter“. Según explicó, la red social del pajarito comenzó cumpliendo su objetivo, el de darle a la gente “el poder de crear y compartir ideas e información al instante, sin barreras”. Sin embargo, poco a poco, los aires de restricciones comenzaron a llegar a San Francisco.

“La gente de fuera empezó a pedir a la empresa que también manipulara el discurso: primero un poco, luego más a menudo, después constantemente”, indicó el periodista en el hilo.

Esto se hizo moneda corriente durante las elecciones presidenciales del 2020, con ambos partidos solicitando favores del estilo. La compañía recibía mensajes tanto de la Casa Blanca de Trump como de la campaña de Biden. Pero, al final del día, el sistema se desbalanceó en favor del demócrata.
Las revelaciones de los Twitter Files sobre caso Hunter Biden
Elon Musk ya adelantó que se vienen más episodios de los “Twitter Files”. (Fuente: EFE)

Por ejemplo, Taibbi mostró cómo un ejecutivo escribía a otro: “Más para revisar del equipo de Biden” y la respuesta fue “manejado”. Resulta que la cercanía con la red social estaba basada en “contactos” y el staff de Twitter estaba integrado por una mayoría demócrata, lo que facilitó la cuestión para los intereses del partido.

Cómo y por qué Twitter bloqueó la historia del portátil de Hunter Biden

Llegó el momento de desglosar lo más carnoso de este hilo, compuesto de 36 explosivos tuits. En octubre del 2020, salió a la luz la historia de la laptop de Hunter Biden, la cual no dejaba bien parada a la familia Biden y fue posteriormente censurada por la red social del pajarito.

“Twitter tomó medidas extraordinarias para suprimir la historia, eliminando enlaces y publicando advertencias de que podía ser ‘insegura’. Incluso bloquearon su transmisión por mensaje directo, una herramienta reservada hasta ahora para casos extremos, como la pornografía infantil”, publicó Taibbi.

En aquel momento, las comunicaciones internas de la empresa revelaron que el material había sido “hackeado” y esa era la razón principal para la censura.

Dentro de Twitter, muchos empleados no estaban cómodos con la situación, e incluso dudaban del sustento de la censura.

Jack Dorsey no estaba al tanto de la censura a la historia de Hunter Biden

Sin embargo, incluso los empleados se dieron cuenta de que algo no cerraba. “El hackeo fue la excusa, pero a las pocas horas, casi todo el mundo se dio cuenta de que eso no se iba a sostener. Pero nadie tuvo las agallas de dar marcha atrás”, confesó uno de ellos.

Esto fue confirmado por las comunicaciones internas. En adición, Trenton Kennedy, funcionario de comunicaciones de la empresa, escribió en su momento que “me cuesta entender la base política para marcar esto [el artículo] como inseguro”.

Incluso Brandon Borrman, exvicepresidente de Comunicación Global, se cuestionó el accionar de la empresa: “¿Podemos afirmar con sinceridad que esto forma parte de la política?”.

Según las revelaciones de Matt Taibbi, Jack Dorsey, CEO de Twitter en aquel momento, no fue consultado sobre la censura a la historia de Hunter Biden. (Fuente: EPA)

A su vez, quizás para sorpresa de muchos, “la decisión se tomó en los niveles más altos de la empresa, pero sin el conocimiento del CEO Jack Dorsey, y en ella desempeñó un papel clave la ex jefa de asuntos legales, política y confianza Vijaya Gadde”.

Las repercusiones no fueron solo externas. Demócratas y, especialmente, republicanos se mostraron molestos con las restricciones. Ro Khanna fue el único funcionario demócrata electo en comunicarse específicamente para mostrar su preocupación al respecto. El legislador se comunicó directamente con Gadde y le manifestó que, en su opinión, la medida violaba potencialmente la Primera Enmienda.

Demócratas: “La primera enmienda no es absoluta”

Otra de las revelaciones más impactantes llegó de una carta de Carl Szabo de la firma de investigación NetChoice. Este informó a Twitter que una persona de su firma se había reunido con un grupo de congresistas, 9 republicanos y 3 demócratas, para tratar el tema.

Los republicanos expresaron su indignación con el asunto e incluso afirmaron que se trataba de un “punto de inflexión”. Por su parte, los demócratas pidieron más moderación de contenido en las redes sociales, llegando a deslizar que “la primera enmienda no es absoluta”.

Se viene una segunda parte de los Twitter Files

Casi al final del hilo, Taibbi remarcó abiertamente que “no hay pruebas -que yo haya visto- de ninguna implicación del Gobierno en la historia del portátil”. Además, confesó haberse sorprendido sobre lo mucho que se hizo sin el conocimiento de Jack Dorsey.

Por último, el propio Elon Musk adelantó que se viene una segunda parte de lo que parecer ser la nueva serie de moda a nivel mundial, los “Twitter Files”.

Fuente: El American

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480