En los últimos días resurgió otro intercambio comunicacional entre dos de los gobernadores más importantes del país: Ron DeSantis (R-FL) y Gavin Newsom (D-CA). Dos políticos que se ubican en antípodas ideológicas y representan las dos corrientes predominantes de sus respectivos partidos.

Newsom, quien goza de un historial brutalmente negativo gobernando California —convirtiendo al Golden State en un infierno progresista—, se ha empecinado en llamar la atención del republicano con anuncios de campaña ineficaces e incluso disparatados pedidos de investigación por el reciente episodio de Martha’s Vineyard.

Si bien algunas veces el republicano ha caído en el juego de responder o burlarse públicamente de las provocaciones de Newsom, la realidad es que son los medios de comunicación quiénes más han impulsado esta nueva “rivalidad” política.

Por ejemplo, The Atlantic ha definido a Newsom como el “DeSantis de la izquierda” y varios medios nacionales, como The Wall Street Journal, han especulado incluso con una batalla electoral DeSantis vs. Newsom de cara a las presidenciales de 2024, considerando todo el ruido en torno a la capacidad física y mental del presidente Biden y los problemas legales que enfrenta el expresidente Trump.

Honestamente, a pesar de eso, veo muy lejana esa posibilidad. Creo que Donald Trump se perfila como el candidato del GOP con diferencia y, salvo una sorpresa de último momento, Ron DeSantis aguardará pacientemente su turno para saltar al terreno electoral nacional.

No obstante, tanto Newson como DeSantis son políticos jóvenes a los que les sobra carrera y proyección. El Partido Demócrata hoy tiene una crisis de liderazgo y, en río revuelto, el gobernador californiano podría pescar un espacio que lo convierta en un líder nacional.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480