Estados Unidos continúa con más de 10 millones de vacantes abiertas, o al menos, así lo indican los datos de la Oficina de Estadísticas Laborales para el mes de agosto, que informó que aunque las ofertas de empleo se redujeron un 10 %, continúan superando a la población desempleada del país que ronda las 6 millones de personas.

Según el Departamento del Trabajo las vacantes abiertas pasaron de 11 millones en julio a 10.1 millones en agosto.

Las vacantes cayeron principalmente en los sectores de salud, retail y otras industrias de servicios.

Curiosamente la tasa de abandono de trabajos también sigue elevada, y los americanos siguen cambiando de trabajos con facilidad y rapidez a pesar de la situación económica.

Técnicamente Estados Unidos se encuentra en medio de una recesión, tras haber completado dos trimestres continuos de crecimiento negativo, sin embargo, la Oficina Nacional de Investigación Económica (NBER) -el organismo encargado de determinar si el país realmente ha entrado en una recesión- no se ha pronunciado al respecto.

La Reserva Federal (FED), en tanto, continua subiendo las tasas de interés para controlar la inflación que llegó a superar récords no vistos en 40 años. Aunque algunos precios se han comenzado a moderar producto de la disminución de la demanda, el mercado laboral continua boyante, pero mostrando unas pequeñas señas de desaceleración.

Algunas compañías como Goldman Sachs Group o Stanley Black & Decker, han comenzado a despedir trabajadores o a dejar vacantes abiertas sin llenar para evitar costos adicionales producto de la incertidumbre económica.

Otras compañías como Walmart aunque continúan contratando, aclaran que la mayoría de las contrataciones solamente serán temporales para apoyar con la labor durante los días festivos.

A otras compañías les ha sido imposible retener trabajadores para llenar el cargo. Varias empresas han optado por subir salarios para hacer los puestos más atractivos, mientras que otras han optado por incrementar los beneficios laborales o la flexibilidad en algunos horarios.

Algunas compañías americanas han incrementado hasta en $6 la paga de sus trabajadores durante el último año para poder retener el interés de su personal en el empleo.

Por otro lado, el número de personas que están solicitando asistencia por desempleo se encuentra en su número más bajo en cinco meses. Aunque durante los meses de julio hubo un pico de hasta 243,000 solicitudes por desempleo semanales, para septiembre el número de solicitudes se ha reducido a menos de 193,000.

A pesar de que la economía americana está entrando en un proceso de enfriamiento, el mercado de trabajo permanece caliente y de momento los americanos tienen muchas vacantes abiertas para elegir un empleo ideal.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480