Ya entraron en efecto dos leyes en Florida que prohíben influencia china comunista en escuelas, gobierno y empresas. El gobernador de esta jurisdicción, Ron DeSantis, alertó sobre el peligro de la interferencia de naciones antagónicas a los valores de Estados Unidos. Por ello, tomó acciones a nivel legislativo.

DeSantis firmó dos proyectos de ley destinados a detener la influencia del Partido Comunista Chino. Incluye también a otros seis adversarios extranjeros en los campus universitarios. Además, buscan detener el espionaje extranjero contra las empresas.

«Firmé una legislación que garantiza que los adversarios extranjeros, como el Partido Comunista Chino, no puedan acceder a las escuelas, el gobierno y las empresas de Florida. Esto incluye la prohibición de los Institutos Confucio en nuestros colegios y universidades», dijo ante una rueda de prensa y lo propagó en redes sociales.

 

Infiltración por medio del Instituto Confucio

El estado de Florida se escuda ante una avanzada por parte de China a nivel educativo en Estados Unidos. A partir de 2019, se han establecido más de 100 Institutos Confucio en los Estados Unidos, estos centros educativos  son controlados por el Partido Comunista Chino y tratan de silenciar a los críticos. Incluyen al menos 519 Aulas Confucio en EE.UU., más que en cualquier otro país del mundo. Las Aulas Confucio se dirigen a las escuelas primarias y secundarias.

Texas encontró infiltración del Partido Comunista Chino tanto a nivel universitario (incluidos los campus de la Universidad de Texas y Texas A&M) como en la escuela primaria y secundaria (incluidos los distritos escolares independientes de Coppell y Houston).

Según denuncia Texas Scorecard, «Usando el nombre de un antiguo filósofo chino como un Caballo de Troya, los Institutos Confucio parecen ser una red internacional de programas educativos. Brindan enseñanza del idioma chino, organizan actividades culturales y acogen a hablantes de chino. Sin embargo, estas organizaciones pueden tener un propósito político secundario que trasciende la enseñanza del idioma y la cultura chinos básicos».

Acusan que la red del Instituto Confucio está controlada por la Oficina del Consejo Internacional del Idioma Chino del Ministerio de Educación del PCCh, comúnmente conocida como “Hanban”. Hanban se describe a sí misma como una organización no gubernamental sin fines de lucro afiliada al Ministerio de Educación de China. Sin embargo, el órgano de gobierno de Hanban está compuesto por representantes de 12 ministerios estatales, incluido el Ministerio de Educación y el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Ley de Florida prohíbe infiltración de 7 países

La ley de Florida prohibiría efectivamente los Institutos Confucio. Según la sede estadounidense de los Institutos Confucio, actualmente hay cuatro centros de este tipo en Florida

Antes de ser firmados por el gobernador, los proyectos de ley fueron aprobados por unanimidad a nivel legislativo. De hecho, a nivel federal, hay una iniciativa bipartidista para regular la compra de tierras por parte de chinos. Ya que se encendió una alerta luego de una compra de tierra por parte de China comunista cerca de una base militar. Siguiendo esa línea, DeSantis pretende limitar la influencia de los regímenes comunistas, incluso en el sector privado.

Contrario al discurso de la izquierda «progresista» que acusaría de «xenofóbica» y «excluyente a esta medida», DeSantis firmó el Proyecto de Ley 7017 y el Proyecto de Ley 1523 de la Cámara de Representantes rodeado de líderes asiático-estadounidenses y políticos de Florida.

Según la oficina del gobernador, el fin de estas leyes es “proteger a las instituciones de educación superior y al gobierno de Florida de la influencia extranjera y combatir el espionaje corporativo, manteniendo segura la propiedad intelectual de Florida dentro de los límites del estado”.

La ley HB 7017 prohíbe que siete países celebren acuerdos con las universidades públicas de Florida si «el plan de estudios o los valores de un programa son dictados por el país, no por la universidad». Los países en la lista incluyen a China, Venezuela, Siria, Corea del Norte, Irán, Cuba y Rusia.

Además, la legislación también requiere una supervisión más estricta de los acuerdos con países extranjeros para garantizar que los contratos no amenacen la seguridad nacional de los EE. UU. También fortalece la transparencia en torno a los obsequios de países extranjeros a las universidades de Florida.

Paralelamente, un proyecto de ley relacionado, HB 1523, apunta al robo de secretos comerciales. La legislación busca combatir el espionaje corporativo.

Ciudadano chino amenaza seguridad nacional

Por ejemplo, Amin Yu, un ciudadano chino que vive en Orlando como residente permanente, pasó de contrabando partes de drones submarinos de compañías estadounidenses a la Universidad de Harbin, una universidad estatal en China que realiza investigaciones militares.

“Yu usó dos empresas que fundó en los EE. UU. para comprar sistemas y componentes para vehículos submarinos bajo la dirección de un profesor de la Universidad de Harbin”, de acuerdo al informe.

Ante las amenazas a la seguridad nacional como esta, Florida prohíbe influencia china comunista. Al igual que de otras seis naciones, en materia educativa, corporativa y a nivel de gobernación.

Articulo escrito por Mamela Fiallo Flor para Panampost

 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480