El casamiento entre un o una inmigrante sin papeles y una o un residente o ciudadano estadounidense es una situación frecuente y que despierta algunas dudas sobre el nuevo status legal de la persona que hasta ese momento no cuenta con su visa.

Sobre esto, el primer punto que remarca el sitio Boundless, una agencia especializada en trámites migratorios, es que tradicionalmente Estados Unidos prioriza que los familiares directos -cónyuges, hijos menores de edad y padres de ciudadanos estadounidenses- puedan convivir en ese país.

Aunque el trámite, gastos y riesgos de aprobación dependerán de cada situación. Al respecto, la misma fuente brinda las posibilidades más frecuentes.

Si el cónyuge indocumentado ingresó ilegalmente a Estados Unidos
De acuerdo a Boundless, por la actual política inmigratoria, los beneficios de obtener una tarjeta de residencia para un cónyuge indocumentado superan los riesgos y el costo del trámite de solicitud.

Si cónyuge ingresó legalmente al país, pero se quedó más de lo permitido
La buena noticia es que si ingresó con una visa válida o accedió al programa de exención de visa (Visa Waiver Program), el trámite será el mismo que si estuviera en un estatus legal.

La precaución es que el cónyuge indocumentado evite salir de Estados Unidos hasta tener su tarjeta de residencia. De lo contrario, puede ser que no pueda regresar por un plazo de tres o diez años.

Si el futuro cónyuge ingresó de manera ilegal

En este caso, deberá abandonar Estados Unidos para solicitar la residencia.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook35k
Twitter2k
Instagram480